Se intensifica la desintegración de la Unión Europea

4 de diciembre de 2020

4 de diciembre de 2020 – La cohesión de los 27 países de la Unión Europea (UE) ya no funciona. Polonia y Hungría vetaron el presupuesto de la Comisión Europea, de 1,2 billones de euros, más el presupuesto extra relacionado con la pandemia de 750.000 millones de euros. Ahora la Comisión está considerando ya no insistir en la unanimidad, sino activar una cláusula sobre la “cooperación reforzada” la cual permitiría que nueve gobiernos miembros aprueben un proyecto de presupuesto sin tener que esperar a que todos los demás gobiernos estén de acuerdo. 

Esto es parte de una tendencia global que viene promoviendo el imperio británico para imponer la “dictadura de la mayoría” en condiciones de una desintegración sistémica, como la única forma de controlar las instituciones. Hay maniobras similares en marcha tendientes a eliminar el poder de veto de los cinco Estados miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, en aras de una “mayor democracia”. Del mismo modo hay una campaña también para eliminar el “anticuado” Colegio Electoral en Estados Unidos, a favor de una “democracia directa” más al gusto de Londres. 

La Comisión Europea enfrenta también la oposición de la Europa del este y el sudeste, donde cinco gobiernos (Polonia, Checa, Eslovaquia, Hungría y Bulgaria) no han aceptado hasta ahora el nuevo paquete sobre las fuentes de energía por el cambio climático, porque el plan no tiene un claro apoyo para los proyectos de energía nuclear y de gas natural como opciones para reducir las emisiones de bióxido de carbono. 

En cuanto al plan de presupuesto como tal, Austria, Finlandia y los Países Bajos no lo han vetado en su conjunto, pero insisten en que se tiene que financiar una cantidad mayor a los 750.000 millones de euros del presupuesto extra, mediante préstamos cobrables, en vez de entregar apoyos financieros sin condiciones.