Cuba desafía el bloqueo y las sanciones para combatir exitosamente la COVID-19

4 de diciembre de 2020

4 de diciembre de 2020 — En una visita reciente a Cuba del médico suizo y profesor Franco Cavalli, de la organización no gubernamental mediCuba-Europa, documentó el extraordinario éxito de la isla en el combate de la pandemia del coronavirus, a pesar de la crisis económica provocada por la COVID-19, y de un bloqueo económico de décadas y las más recientes sanciones impuestas por el orate secretario de Estado de EU, Mike Pompeo. De hecho, Pompeo ha declarado en público que tiene la intención de destruir la economía de Cuba por completo.

La Agencia de Noticias Paco Urondo (APU) de Argentina, publicó una reseña de la visita del doctor Cavalli el 1º de diciembre. Cavalli, que fue presidente de la Coalición Internacional Contra el Cáncer, señaló que Cuba ha utilizado sus capacidades biomédicas únicas para hacer lo que los países del sector “avanzado” no han hecho. Durante los últimos diez meses, este país de 12 millones de personas ha tenido 8.233 casos confirmados de COVID-19 y solo 134 muertes, con base a su excelente sistema de salud público gratuito basado en la comunidad, y un plan intensivo de pruebas para mantener el virus a raya. Gracias a las décadas de inversión en investigación biomédica, hoy la ciudad de La Habana tiene 32 centros de investigación y desarrollo biomédico e institutos médicos especializados que constituyen su polo científico BioCubaFarma (el Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica), que tiene tres afilados chinos y emplea a 20.000 personas. Asimismo, por décadas los doctores cubanos han viajado al exterior a las naciones en desarrollo para ayudar con su pericia científica a curar enfermedades como el ébola, el cólera, HIV-SIDA y otras enfermedades infecciosas, incluyendo más recientemente la COVID-19, en África, Iberoamérica, el Caribe y Asia, con excelentes resultados. Pompeo ha atacado viciosamente el trabajo de socorro de los doctores cubanos en todas partes.

El éxito de Cuba para contener la pandemia de COVID-19 habla por sí mismo. Con una población de 12 millones de personas, la tasa de mortalidad por 100.000 habitantes es de 1,18. Compare esto a la tasa de 21,92 para la República Dominicana; 19,68 para Alemania; 55,53 para Suiza; y 144,73 para Bélgica. Asimismo, Cuba se encuentra en el proceso de desarrollar su vacuna contra el COVID-19, su Soberana-1, y para fin de año va a comenzar la Frase 3 de las pruebas, a fin de que esté lista para distribuirla en marzo de 2021 y comenzar la vacunación en masa para mediados de 2021. La Organización Panamericana de la Salud espera que la vacuna cubana, que no requiere de una refrigeración extrema, se pueda distribuir a muchos países en desarrollo a un precio muy razonable.