Janet Yellen, nombrada por Biden como Secretaria del Tesoro, promueve las finanzas verdes

27 de noviembre de 2020
27 de noviembre de 2020 – La ex presidente de la Reserva Federal de EU, Janet Yellen, es la elegida por Biden como titular de la Secretaria del Tesoro de EU; ella es una jugadora de las grandes ligas entre los banqueros internacionales que promueven la descarbonización de la economía, al punto en que la baja densidad de flujo energético provocará la desindustrialización de la economía, arruinará la agricultura y reducirá la población mundial en miles de millones. Esto dejaría al mundo en manos de una dictadura de banqueros privados y de los bancos centrales, cuyo sello distintivo son los programas ambientalistas extremos.

Si finalmente se consuma el fraude, y Biden resulta confirmado como ganador, tendría por un lado a John Kerry como su enviado especial para asuntos climáticos, y Yellen, que ocupó la presidencia de la Reserva Federal de 2014 a 2018, trabajaría con él estrechamente para imponer el genocidio verde.

Yellen escribió el 8 de octubre un informe junto con el Enviado Especial de la ONU para la Acción Climática y las Finanzas, el ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, en donde expresa su manera de pensar al respecto. El informe fue publicado a nombre del Grupo de las Treinta Organizaciones (de entidades financieras) con el título muy sugestivo de “Mainstreaming the Transition to a Net-Zero Economy” (Incorporando la transición a una economía de cero neto). El grupo de Treinta Organizaciones está formado por los principales banqueros privados y de bancos centrales, y en su comité coordinador se encuentran lord Mervyn King, ex gobernador del Banco de Inglaterra; Jean-Claude Trichet y Mario Draghi, ex presidentes del Banco Central Europeo; Jacques de LaRosiere, ex director gerente del Fondo Monetario Internacional; dos ejecutivos del banco de gestión de capitales, BlackRock, cuyo presidente fue el que planteó el “cambio de régimen” para los bancos centrales.

En el boletín de prensa que emitió el G30 sobre el informe de Yellen y Carney, Yellen insiste en que “alcanzar el cero neto requiere de toda una transición de la economía, y la incorporación de las finanzas sustentables. Como lo muestra el informe, las políticas climáticas creíbles y las vías comprometidas hacia el cero neto van a estimular la inversión privada y garantizarán que los mercados financieros privados respalden los ajustes a futuro”. Luego en una entrevista con Reuters el 8 de octubre, ella propuso un “impuesto del carbón” en una escala ascendente que obligaría a sacar del mercado a los combustibles fósiles.

Además, Yellen es la dirigente del Consejo de Liderazgo Climático, un grupo bipartidista con el que ella contempla trabajar si llega a ocupar el cargo que le ofrece Biden, para implementar su impuesto al carbón y todos los demás programas que trae bajo el brazo.

Esta perspectiva ha dominado el pensamiento de Yellen por más de un cuarto de siglo. En 1997, el Presidente Bill Clinton nombró a Yellen como presidente de su Consejo de Asesores Económicos, desde donde ella promovió denodadamente que Estados Unidos se uniera e implementara el Protocolo de Kyoto que plantea que las naciones recorten drásticamente sus emisiones de “gas de invernadero”, como el CO2, el metano y los hidrofluorocarburos. El 4 de marzo de 1998, ella presentó testimonio ante la Cámara de Representantes donde planteó un escenario de fin de mundo, en caso de que Estados Unidos no tomara esas medidas; finalmente, el Senado no la ratificó. Luego en una entrevista posterior, Yellen dijo que había aprendido algunas cosas, y que para la próxima oportunidad va lograr promover su consigna con mayor éxito. (https://group30.org/images/uploads/publications/G30_Mainstreaming_the_Transition_to_a_Net-Zero_Economy.pdf)