Los halcones baten los tambores para que Michèle Flournoy sea la Secretaria de Defensa de Biden

27 de noviembre de 2020

27 de noviembre de 2020 – El complejo industrial militar se apresuró a salir en defensa de Michèle Flournoy el miércoles 25 para contrarrestar a la oposición a su posible nombramiento entre los “progresistas” del Partido Demócrata. Todo tipo de gente salió al paso para alabar las calificaciones de la Flournoy para el trabajo con la implicación de que ella le regresaría al Pentágono el “liderazgo adulto”, para no mencionar a los que la quieren ahí solo porque es mujer. El periódico especializado Defense News informó que el ex secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, considerado como la segunda opción para ocupar el cargo, tiene el mismo tipo de apoyo porque es afroamericano, pero la atención se centra más que nada en la Flournoy.

Dentro de la Cámara de Representantes, la presidente de la Subcomisión sobre Personal Militar, de la Comisión de Servicios de Defensa de la Cámara, Jackie Speier (demócrata de California) y el representante de Rode Island Jim Langevin, presidente de la Subcomisión de Inteligencia y Amenazas Emergentes y Capacidades, destacaron la experiencia de Flournoy en la formulación de planes, mientras que el representante demócrata de Carolina del Sur, James Clyburn, expresó en una entrevista con Juan Williams, su decepción porque no se han nombrado a más afroamericanos de manera prominente para ocupar los cargos de mayor jerarquía en el próximo gobierno. Dos más izquierdistas miembros de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara, el representante demócrata de Arizona, Ruben Gallego, y el representante de Montana, Seth Moulton, asintieron sobre la experiencia de Flournoy y el potencial revolucionario de que una mujer ocupe el cargo, ya que se ha esforzado “por años en dar la voz de alarma sobre una variedad de nuevas amenazas como el cambio climático y la enfermedad de la pandemia”.

Fuera del Congreso, varios grupos han salido también en apoyo de la Flournoy. Entre ellos, un grupo de 29 expertos nucleares y el ex secretario de Defensa William Perry, quien firmó una carta en la que dice, entre otras cosas, que Flournoy “está mejor preparada para asegurar que el Departamento de Defensa, no siga con la inercia de invertir más en cosas innecesarias o en sistemas peligrosos legados, como los sistemas de armas nucleares, que son inadecuados para los peligros apremiantes de hoy y de mañana”. Hay también un grupo llamado “No Exceptions Initiatives” que hace cabildeo para que se abran todas las posiciones de combate a las mujeres, que también ha respaldado a la Flournoy. Hasta el 25 de noviembre, las cartas de apoyo incluyen las firmas de, entre otros, la ex secretaria de la Fuerza Aérea, Deborah Lee James, el general (r) de la Armada John Allen, y el ex subsecretario de la Defensa para Programación, James Miller, quien heredó el puesto de la Flournoy.