Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Los británicos exigen una “transición ordenada”… hacia el fascismo

19 de noviembre de 2020

18 de noviembre de 2020 — Estados Unidos sigue siendo objeto de una elaborada campaña de desinformación y guerra sicológica en torno al enorme fraude electoral en las elecciones presidenciales y su secuela, que está diseñada para sembrar total confusión, desorientación y ansiedad a nivel nacional e internacional, y utilizarla para sacar a Donald Trump de la Presidencia. Helga Zepp-LaRouche hizo hincapié en que la certeza de los sentidos nunca es buena consejera, pero en actuales circunstancias de una estrategia de tensión, es fatal. La claridad puede venir de lo que estamos haciendo nosotros en el movimiento de LaRouche.

Lo que sí es claro es lo siguiente:

1. El imperio británico y sus aliados en el Partido Demócrata y gran parte de las agencias de inteligencia están proyectando el holograma de que las demandas de Trump sobre el fraude electoral han sido desmentidas y rechazadas, y que ya no hay nada por lo cual pelear. Esto es evidentemente falso, como podrán leer más adelante.

2. Las mismas fuerzas están exigiendo que se implemente de inmediato una “transición ordenada” hacia una presidencia de Biden. Ellos están tratando de crear una alharaca de voces, como la del Asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, para convencer a los estadounidenses de que esto es un hecho dado y que ya es hora de volver a la “normalidad”.

3. Se puede ver claramente lo que significaría una presidencia de Biden-Harris, tan solo con ver las declaraciones de Biden cuando fue postulado y las declaraciones políticas que ha hecho en los últimos días. Biden llevaría consigo al Dr. Ezekiel Emanuel—quien promueve la medicina nazi y la eutanasia por lo cual el Tribunal de Núremberg sentenció a la horca a muchos criminales—a formar parte de su equipo de trabajo sobre la COVID-19 y supervisaría la política estadounidense sobre la pandemia. Biden procuraría organizar a otros países a que se unan a Estados Unidos para “establecer las reglas del juego” con el fin de detener a China económicamente. Nombraría a un activista que está en contra de la libertad de expresión como asesor de la Agencia de Estados Unidos para los Medios Globales (USAGM, por sus siglas en inglés), para hacerle más fácil a Facebook y a Twitter sus esfuerzos de censura a cualquiera que no sea de su gusto.

4. En suma, tal “transición ordenada” hacia un gobierno de Biden-Harris lo que realmente quiere decir es hacer una “transición ordenada” hacia el fascismo, económica, política y socialmente. Es el resultado que exige su sistema financiero que se está desintegrando, junto con sus activos especulativos en bancarrota de $2 trillones de dólares.

La cara de ese proyecto fascista puede verse en los sucesos recientes en Perú, donde una población enloquecida por la pandemia (Perú tiene la tasa de mortandad per cápita por la COVID-19 más alta a nivel mundial), con una economía que se está desplomando (que depende en su mayoría del “sector informal”, gracias a décadas de saqueo de Wall Street), y sometida a una estrategia de tensión orquestada con violencia callejera durante los últimos días, y acaban de derrocar a dos Presidentes, uno detrás del otro, para terminar con Francisco Sagasti en la Presidencia. Sagasti fue director de planeación estratégica del Banco Mundial, quien ha escrito ampliamente sobre la teoría del caos y la “turbulencia”, y ha acreditado sus estudios con tres agentes destacados del Instituto Tavistock de Londres (el centro de operaciones de guerra sicológica del imperio británico) como sus mentores, entre ellos el conocido Dr. Eric Trist. Sagasti ha escrito que los países de Iberoamérica “tienen que abandonar el trabajo científico y tecnológico que están haciendo actualmente”, y que en cambio necesitan “un tipo de proceso de disolución social”.

Detener el golpe de Estado que intenta el imperio británico en Estados Unidos, es de vital interés no solo para los estadounidenses, sino para todas las naciones del mundo, de la misma manera que es de vital interés para los estadounidenses poner fin a crímenes como el que se está perpetrando en Perú, y la hambruna que está arrasando a África, a manos del mismo imperio financiero británico moribundo.

Este es uno de los propósitos centrales de la conferencia del Instituto Schiller que se llevará a cabo el 12 y 13 de diciembre, “El mundo después de las elecciones de Estados Unidos: construyamos un mundo basado en la razón”. La conferencia constará de cuatro paneles:

Panel I. “O vamos juntos o nos cuelgan por separado”: ¿Repúblicas libres y soberanas o dictaduras digitales?

Panel II. Escapar del peligro de una Tercera Guerra Mundial: Un orden estratégico fundamentado en las metas comunes de la humanidad.

Panel III. A superar la crisis mundial de salud y la pandemia de hambruna: Pensar al nivel de la Coincidentia Oppositorum.

Panel IV. Un futuro humano para los jóvenes: Un renacimiento de cultura clásica impulsado por Beethoven.