El Presidente de Argentina acompaña a Evo Morales en su emotivo regreso a Bolivia luego de un año en el exilio

12 de noviembre de 2020

11 de noviembre de 2020 — El lunes 9 de noviembre, en la pequeña ciudad de La Quiaca, en la provincia argentina de Jujuy, en la frontera con Bolivia, el Presidente de Argentina, Alberto Fernández, acompañó al ex Presidente boliviano Evo Morales en una emotiva ceremonia para atravesar el puente internacional que lleva al pueblo boliviano de Villazón, en una caminata que marcó el regreso de Evo Morales a Bolivia luego de haber tenido que escapar a raíz del golpe de Estado con el que lo derrocaron en noviembre del 2019. El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y el Presidentes de Argentina, Alberto Fernández, jugaron un papel fundamental en ese momento para salvarle la vida a Morales, garantizando que pudiese salir del país sano y salvo a bordo de un avión de la Fuerza Aérea Mexicana, que lo llevó a la Ciudad de México. Luego, en enero de este año, Morales se residenció en Argentina, en donde estuvo viviendo hasta ahora.

Ante el entusiasmo de grupos de ciudadanos argentinos, en la ciudad de La Quiaca, Morales le manifestó a Fernández su enorme gratitud por haberle salvado la vida y por haber garantizado que finalmente pudiera regresar a su amada Bolivia, de la cual fue exiliado de manera brutal. Señaló que el golpe de Estado que se dio contra él fue “un golpe a nuestro modelo económico, un golpe a nuestros recursos naturales”, y dijo que “no dudaba que iba a volver” aunque nunca pensó que le sería posible regresar tan pronto a su país, “gracias a la unidad del pueblo boliviano y el acompañamiento de muchas autoridades del mundo”. Los argentinos me dieron la bienvenida, añadió, “así que no me sentí abandonado”. Recordó las palabras del cacique Tupac Katari “volveremos y seremos millones”, haciendo referencia a la promesa que hizo el año pasado de que regresaría a Bolivia fortalecido. Morales va a encabezar una caravana hasta su sede en Chimoré, a donde se espera que llegue hoy 11 de noviembre, para celebrar la restauración de la democracia en Bolivia “sin violencia”.

Como lo planteara Fernández, “es un día muy importante para todos, es muy lindo estar en La Quiaca con este motivo, que es garantizarnos que nuestro querido Evo Morales regrese a su patria, de la que nunca debió haber salido y nunca debió haber sido maltratado como lo fue”. El momento, dijo, manifiesta que “somos parte de una Patria Grande que quiere crecer, y quiere justicia y desarrollo para todos”, afirmó Alberto Fernández, en la que la prioridad no es solo la democracia, sino el desarrollo económico y la protección a los más vulnerables. Después de cuatro años de políticas de desintegración de la economía en Argentina, y un año del gobierno de facto de Añez en Bolivia, Fernández añadió que ahora anhelamos un modelo diferente, en el que podemos crecer y desarrollarnos juntos. Fernández hizo hincapié en que Evo hizo “durante su gestión un trabajo impresionante”, y demostró que “sí se puede”. Ahora, "del otro lado de este puente hay miles de bolivianos que esperan abrazarlo”, a Evo y al ex vicepresidente García Linera.

En el lado boliviano de la frontera, donde esperaba una multitud de partidarios de Morales, felices, situados a cada lado de la calle, se sumaron unos mineros para darle la bienvenida a Morales y agradecer a Fernández, les entregaron a cada uno un casco de minero, y les dieron un abrazo y los felicitaron. Fernández le dijo a Morales de despedida que “te vamos a extrañar, e intentaremos mandarte carne”, ¡en vista de que durante el exilio llegó a gustarle tanto este preciado producto argentino!

jordan Release Dates