Bolsonaro suspendió el despliegue de la vacuna CoronaVac planeado para enero

22 de octubre de 2020

22 de octubre de 2020 — El ministro de Salud de Brasil, Eduardo Pazuello, anunció el 20 de octubre que el gobierno federal llegó a un acuerdo con el gobierno del estado de Sao Paulo, que ha estado llevando a cabo pruebas de la vacuna CoronaVac de China. Pazuello hizo este anuncio en una videoconferencia con los 27 gobernadores estatales: “Esta es nuestra gran noticia. Esto va a reajustar el proceso” de vacunación masiva. Brasil ha estado haciendo también pruebas con la vacuna de Oxford/AstraZeneca, que es la que el Presidente Jair Bolsonaro prefiere; sin embargo, ha estado experimentando cierto retraso en su prueba de la fase 3.

Al día siguiente, 21 de octubre, Bolsonaro desautorizó a su ministro de Salud, al cancelar un acuerdo que tenía el potencial para Brasil y para China de encontrar un lugar común para salvar vidas. Bolsonaro acusa al gobernador de Sao Paulo, João Doria, de tener motivos ocultos: “Esto es un juego político. Desafortunadamente esto es todo lo que este gobernador [Doria] sabe hacer”. Luego en Facebook, escribió: “Los brasileños no van a ser conejillos de indias de nadie…. Es por eso que he decidido no comprar esa vacuna”.

Doria respondió diciendo que, de hecho, las dosis en cuestión se producirían localmente en el Instituto Butantan, en Brasil, el mayor productor de vacunas del país. En un discurso ante el Senado federal, dijo: “La vacuna del Butantan es una vacuna de Brasil, es una vacuna para todos los brasileños. Nosotros no evaluamos las vacunas con un criterio político o ideológico”.

Así que, en Estados Unidos es la oposición la que se encarga de retrasar las vacunas por motivos politiqueras; en Brasil, lo hace el propio Presidente.

Supreme