Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La libertad de pensamiento

22 de octubre de 2020

22 de octubre de 2020 – El fundamento de un gobierno democrático es una ciudadanía educada, capaz de deliberar, razonadamente y de manera trascendental sobre el futuro que van a optar para crear y compartir con la gente de otros países en todo el mundo. Esta libertad para deliberar ha estado bajo ataque en todo el período que va desde el asesinato del Presidente John F. Kennedy, y con los intentos brutales para silenciar a Lyndon LaRouche y su movimiento. Ahora que Trump ha desafiado todos los ataques en su contra y ha conseguido una oportunidad creciente para imponerse sobre sus enemigos, existe la posibilidad de derrotar los orígenes de esos intentos por destruir la libertad de pensamiento.

En la rueda de prensa de los ex funcionarios de la Agencia de Seguridad Nacional, Bill Binney y J. Kirk Wiebe, en la que estuvieron también Barbara Boyd y Dennis Speed del Comité de Acción Política LaRouche, se discutió ampliamente la necesidad urgente de acabar de una vez por todas con la farsa del Rusiagate que se ha utilizado durante cuatro años para subvertir el resultado de las elecciones de 2016. Wiebe comenzó sus comentarios con estas palabras contundentes: “Ya estamos en una guerra civil; ya empezó, porque las guerras civiles no empiezan con disparos. Empiezan con desacuerdos en asuntos fundamentales. Cosas como, ¿qué queremos ser como país, una república constitucional, y si la podemos mantener? ¿Valoramos la libertad de expresión? En los últimos días hemos visto la más flagrante censura y se va a poner peor. El gobierno se tarda demasiado y ya no tenemos tiempo, si es que consideramos como algo primario el conocimiento que debe tener la gente cuando toman decisiones informadas”. Binney subrayó que el Presidente tiene un papel poderoso para exponer el ataque a su Presidencia: “El Presidente tiene toda la autoridad para desclasificar cualquier cosa y sacarlo a la luz pública”.

Una semana después de la censura impuesta por Twitter y Facebook a la información del New York Post, el cuarto diario de mayor circulación en Estados Unidos, luego de que publicó las explosivas revelaciones sobre Hunter, el hijo de Joe Biden, Twitter sigue bloqueando la cuenta de Twitter del New York Post, citando una política ridícula que tienen sobre “materiales hackeados”. Pero hay límites al poder de la tiranía. A pesar de esta censura atroz, y en parte gracias a ella, la noticia del New York Post es no obstante la sexta nota más visitada en los medios sociales en lo que va del mes.

Mientras que los ejecutivos de Twitter y Google plantean la posibilidad de silenciar completamente a Trump en Twitter por lo que resta de la campaña electoral (con el cuento de que podría compartir lo que esos árbitros de la mentira considerarían desinformación), Trump por su parte ha lanzado una ofensiva contra los enormes problemas que se han generalizado con la votación por correo, con un sistema de registro de votantes que no está diseñado para ese propósito. Trump retuiteó un informe sobre el Proyecto Elección con Integridad de California, que envió una lista de unas 440,000 boletas dudosas que se pusieron en el correo en ese estado, donde iban personas fallecidas, gente que se mudó de domicilio, y votantes que tienen registros repetidos (y por lo tanto varias boletas). Trump está haciendo mítines con miles de participantes, mientras que Joe Biden se esconde en el sótano de su casa y envía a Barack Obama para que haga campaña en Filadelfia, donde le habló a varias docenas de automóviles.

Hoy jueves la Comisión Judicial del Senado votará sobre la confirmación de la juez Amy Coney Barrett como miembro de la Suprema Corte de Estados Unidos, y se llevará a cabo el segundo debate entre el Presidente Trump y la sabandija de Joe Biden. La historia nos llama a combatir la censura y luchar contra el régimen imperial que la protege. Como dijo Bill Binney, “si no conseguimos también a alguien que substituya a [el fiscal general William] Barr y a [el fiscal federal John] Durham, quienes han venido demorando y retrasando la decisión de imputar a esas personas por los delitos que han cometido… Que pongan a alguien que realmente haga el trabajo y acuse a la gente y los impute por los delitos que han cometido…. Para no caer en una situación en la que vayamos a tener una guerra o algo parecido. Para mí, tenemos que arreglar eso ya empezando con estas elecciones, y luego nos tenemos que asegurar que haya gente en el Departamento de Justicia que va a procesar realmente a esas personas por los crímenes que han cometido”.

Llevar a la justicia a quienes han atacado el fundamento democrático de la república más antigua del mundo, fomentaría un entendimiento mucho mayor del carácter de Estados Unidos, y de los principios universales que sustenta para hacer avanzar a la humanidad.

Por otra parte, el Instituto Schiller y la organización española Cátedra China, patrocinaron un videoconferencia, sobre la relación entre Europa, Estados Unidos y China, y las necesarias bases científicas, económicas, políticas y culturales para la cooperación. El asunto urgente de cómo deben relacionarse los países de Europa y Estados Unidos con China en estos momentos de crisis, y los fundamentos culturales y filosóficos para tal relación, fue el tema de una animada videoconferencia de cuatro horas el miércoles 21 de octubre, con la participación directa de 250 personas de varios países de Europa, China y las Américas, patrocinada por el Instituto Schiller y Cátedra China. En sus comentarios finales, durante el período de preguntas y respuestas, la presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, hizo un llamado urgente al los participantes en el evento y al público que escuchaba, a que respalden el llamado urgente que hizo Ramasimong P. Tsokolibane, dirigente del movimiento de LaRouche en Sudáfrica, que además se lo dirigió al Presidente Donald Trump, por una movilización internacional de emergencia para poner fin a la ola de hambruna que está arrasando al África.

Nike