El gobierno de Trump rechazó la propuesta de Putin sobre el Nuevo START

18 de octubre de 2020

18 de octubre de 2020 — El gobierno de Trump rechazó el ofrecimiento del Presidente Vladimir Putin de Rusia, en el sentido de extender por un año el tratado Nuevo START. A solo unas cuantas horas después de que Putin dio instrucciones al ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, durante la porción de la reunión del Consejo de Seguridad de Rusia que se hizo pública, el Asesor de Seguridad Nacional de EU, Robert O’Brien, dio a conocer una declaración escrita en la cual se lamenta de la postura de Moscú y promueve el enfoque de Estados Unidos, el cual según él “hubiera sido una ganancia para ambas partes”. Dijo que había pensado que los rusos estaban dispuestos a aceptar la propuesta estadounidense cuando se reunió con los funcionarios rusos, entre ellos el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev, el pasado 2 de octubre en Ginebra. “La respuesta del Presidente Putin hoy, de extender el Nuevo START sin congelar las ojivas nucleares, es imposible”, dijo O’Brien. “Estados Unidos es serio en cuanto al control de armamento que mantenga seguro al mundo entero. Esperamos que Rusia reevalúe su postura antes de que se inicie una costosa carrera armamentista”.

“Estados Unidos hizo todos los esfuerzos”, dijo en un tuit el enviado estadounidense para el control de armamento, Marshall Billingslea. “Es decepcionante que la Federación Rusa haya retrocedido en un acuerdo que cubra todas las ojivas nucleares por primera vez. Este hubiera sido un acuerdo histórico, bueno para Estados Unidos, Rusia y el mundo”.

El ex inspector de armamento de la ONU, Scott Ritter, escribió un artículo de opinión publicado en RT poco después. “La misión de Billingslea fue siempre la de un puente demasiado lejos, en la procura de forzar a Rusia a aceptar lo que significaba un nuevo marco de control de armamento que carecía de un instrumento vinculante legalmente como un tratado, y un sistema de verificación”, dice Ritter. “La declaración de Putin pone fin a cualquier idea de que Trump podría conseguir el temario de conversación que quería sobre control de armamento: que él había negociado personalmente una mejora al tratado Nuevo START de la era de Obama”.

Ritter argumenta que la declaración de Putin no se dirige solo a Trump, sino también al candidato presidencial demócrata, Joe Biden, quien al pasado ha dicho que firmaría una extensión del Nuevo START en caso de resultar electo. “La idea de que Joe Biden consiguiera una importante victoria en política exterior tan pronto en su gobierno debiera llevar a Trump a adoptar la propuesta de Putin antes del 3 de noviembre”, concluye Ritter. “Pero una cosa es cierta: a Putin no le importa con quien firme un acuerdo, en tanto que se mantenga el instrumento del tratado Nuevo START, mientras que se negocia un nuevo tratado”.