Rechazo generalizado en Iberoamérica al títere neoconservador de Pompeo para dirigir el BID

29 de agosto de 2020

29 de agosto de 2020 – Diversas personalidades de varios países de Iberoamérica, entre ellos ex jefes de Estado, funcionarios de gobierno tanto retirados como en funciones, así como dirigentes institucionales, se han manifestado en contra de del hecho de que el gobierno de Trump ha postulado a un ciudadano estadounidense (el el director de la sección del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, Mauricio Claver-Carone) como próximo presidente del banco Interamericano de Desarrollo (BID). Las elecciones para el puesto están programadas para mediados de septiembre, en la próxima asamblea del BID.

Desde la fundación del banco, hace 60 años, su presidente ha sido siempre una personalidad de Iberoamérica, y el vicepresidente un estadounidense. Los dirigentes regionales en Iberoamérica ven por lo tanto la postulación de Claver-Carone como una afrenta a la región en su conjunto, encima del hecho de que Claver-Carone ni es banquero ni es economista, sino simplemente un fanático neoconservador promotor del cambio de régimen en donde haya un gobierno que no le agrade, y que odia a China sobre todas las cosas. De hecho, ha jurado que de ser electo, tiene la intención de convertir el banco en un “peso completo” económico y prestamista capaz de sustituir a China como principal financista de la infraestructura en Iberoamérica y el Caribe, según informó la agencia Bloomberg el 27 de agosto.

Es muy probable que el secretario de Estado, Mike Pompeo, y su compañero de lucha contra China, el senador republicano Marco Rubio, tuvieron mucho que ver para la postulación de Claver-Carone. Aunque algunos de los gobiernos más propensos con Estados Unidos (como Brasil, Colombia y Ecuador) lo respaldan, muchos dirigentes de otros países, incluso de esos tres países, y cinco ex jefes de Estado, han hecho un llamado para que la elección de septiembre se posponga hasta una fecha determinada en 2021. Ellos cuestionan la postulación de un ciudadano estadounidense y destacan también que en medio de la pandemia del coronavirus, la necesidad inminente de una reconstrucción económica en toda la región requiere una reflexión muy cuidadosa de los propósitos y prioridades del banco como institución interamericana.

El pasado 7 de agosto, la Mesa de Reflexión Latinoamericana, emitió una declaración en este sentido, firmada por 142 funcionarios de gobierno en funciones o en retiro, académicos y diplomáticos, que se tituló “Postergar la elección del presidente del BID es prioritario”. La declaración destaca la necesidad de entablar un debate urgente para abordar la difícil tarea de la reconstrucción económica y social después de que la pandemia haya amainado, y hace un llamado para dedicar los próximos meses a “definir estrategias y prioridades, tras lo cual concordemos de manera consensuada quién estará a la cabeza de la institución. Esta oportunidad debería servir también para confirmar formalmente que un ciudadano latinoamericano o caribeño debe ejercer la Presidencia de la institución”.

Entre los firmantes se encuentra la senadora chilena Isabel Allende Busi; el ex ministro de Defensa y ex canciller brasileño Celso Amorim; el ex embajador mexicano Eugenio Anguiano Roch; el ex canciller de Bolivia Antonio Araníbar; el ex embajador mexicano en Estados Unidos, Miguel Basáñez Ebergenyl; el ex canciller argentino Rafael Bielsa; el ex canciller de Ecuador, Francisco Carrión; Susana Chacón, directora del Centro Tepoztlán “Víctor L. Urquidi”, de México; el ex director general de ONUDI, y ex embajador mexicano, Mauricio De María y Campos; Álvaro Díaz Marnard, ex decano de la Facultad de Agronomía de Uruguay; Winston Dookeran, ex ministro de Hacienda de Trinidad y Tobago; Carlos Fortín, subsecretario general de Naciones Unidas de 1998 a 2005, Chile; el ex canciller de Perú, Diego García Sayán; José Miguel Insulza, ex canciller de Chile; Cassio Luiselli, México, Consejero, Seguridad Alimentaria para las Américas; el embajador eminente de México, Jorge Eduardo Navarrete; entre otros de una lista que integra 142 firmas de toda la región.