Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Pompeo “el arrebatado”, amenaza: “Uno contra todos”

23 de agosto de 2020

23 de agosto de 2020 — Recuerden al reconocido vocero de la creación del imperio británico, Thomas Hobbes, quien escribió en su infame Leviatán de 1651: “por lo cual es manifiesto que durante el tiempo que el hombre vive sin un Poder común que los mantenga a todos en temor reverencial, se hallan en esa condición que se le llama Guerra; y esa guerra es como la de cada uno contra el otro”. Ahora reflexionen sobre Mike Pompeo, quien por lo visto cree que él es la encarnación de ese “Poder común”, con el derecho de dictarle la conducta a toda la familia de naciones, para “mantenerlos a todos en temor reverencial”.

El jueves 20 de agosto, Pompeo le notificó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que, a pesar de que Estados Unidos se retiró del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés), no obstante Estados Unidos quiere intervenir sobre la base de una cláusula de la resolución de la ONU que convirtió al JCPOA en un acuerdo de derecho internacional; y en base a esa cláusula—de un acuerdo que EU abandonó desde el 2018—EU exige que se restablezcan las sanciones a Irán, que se levantaron luego de firmarse el acuerdo; EU, que, de nuevo, abandonó el acuerdo, alega que Irán ha roto algunos de los compromisos que adquirió con el acuerdo. Dos horas después de que Pompeo hizo su pirueta, 13 de los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU han escrito cartas oficiales al presidente del Consejo de Seguridad en donde denuncian la nota de Pompeo, e insisten en que Estados Unidos no tiene ninguna autoridad en la materia desde que abandonó el acuerdo, y que todos ellos tienen la intención de seguir trabajando para mantener la vigencia del JCPOA sin Estados Unidos.

Estas 13 naciones incluyen a Alemania, Francia y el Reino Unido, que se supone son los aliados más cercanos de Estados Unidos. Rusia y China han advertido que la maniobra de Pompeo no es solo “absurda”, sino que representa un ataque directo a la existencia misma del Consejo de Seguridad de la ONU. Estos cinco países son también signatarios del JCPOA.

La respuesta de Pompeo: “Ponerse del lado de los rusos y de los chinos en esta importante cuestión en este momento importante en la ONU, pienso que es realmente peligroso”. Luego, su representante especial sobre Irán, Brian Hook, transmitió el mensaje hobessiano: “Nosotros no necesitamos el permiso de nadie… Ya sea que apoyen o se opongan a lo que hagamos, no tiene ninguna relevancia”.

Franklin Roosevelt propuso específicamente el concepto de los “Cinco miembros permanentes” del Consejo de Seguridad, con el poder de veto en cualquier resolución. Ya Roosevelt le había dejado en claro a Winston Churchill que Estados Unidos no combatía a los nazis y a los militaristas japoneses para salvar al imperio británico, ni tampoco para que las ex colonias que fueron tomadas por el Eje siguieran siendo colonias, y que se utilizarían los métodos del Sistema Americano, y no los métodos coloniales británicos del siglo 18, para sacarlas de su miseria colonial. Francia y el Reino Unido estarían incluidos entre los miembros permanentes, y Roosevelt insistió en que Rusia (en ese entonces la Unión Soviética) y China también se incluyeran, de tal manera que cualquier maniobra de los británicos y de los franceses por restaurar el imperio y las colonias podría ser contrarrestada por Estados Unidos, Rusia y China. Además, conceder el poder de veto a Rusia y a China también era una garantía contra cualquier sumisión eventual de Estados Unidos bajo el control imperial británico, como efectivamente lo vemos hoy en día, también con el intento de golpe múltiple de los británicos en contra del Presidente de Estados Unidos, por haberse atrevido a desafiar la división imperial del mundo y pretender entablar relaciones de amistad con Rusia y con China.

Pero Pompeo, el aspirante a “césar”, ha declarado que el Consejo de Seguridad de la ONU, ya no es “relevante”.

En tales circunstancias, en especial desde que el Partido Demócrata se ha declarado que no es más que una secta maniquea (de “la luz contra la obscuridad”, como dijo el candidato sin programa Joe Biden en el circo romano llamado Convención Demócrata) es indispensable el papel de la campaña del movimiento de LaRouche para propagar una movilización internacional para abordar la crisis que enfrenta la humanidad. El Presidente Trump ha sugerido la posibilidad de tener una reunión privada con el Presidente Putin de Rusia, antes de las elecciones de noviembre, para sentar las bases para un tratado de control de armas. Pero más fuerza tendría ahora que Trump desautorice las locuras de Pompeo, y proceda a concretar la reunión más amplia que viene proponiendo Putin desde enero, y que Trump en principio acordó, de los mandatarios de las cinco naciones permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, que incluye además de Trump y Putin, a Xi Jinping de China, Emmanuel Macron de Francia y Boris Johnson del Reino Unido. El Instituto Schiller está movilizando el apoyo internacional necesario para esta cumbre, a fin de que se lleve a cabo en septiembre, con un programa que aborde la totalidad de la crisis existencial que enfrenta la humanidad, la pandemia, el colapso económico, la burbuja financiera, el peligro de guerra que tenemos encima, y la hambruna masiva que amenaza a África, Latinoamérica y el Caribe.

Más de 32,000 personas han visto la conferencia en español del Instituto Schiller que se llevó a cabo el 15 de agosto, titulada “Hacia una cumbre mundial de las potencias: El Plan LaRouche para una nueva arquitectura económica y de seguridad para el planeta”. Esta conferencia fue preparatoria para la que se llevará a cabo los días 5 y 6 de septiembre próximo, bajo el rubro de la interrogante “¿Un plan de guerra hacia el Armagedón o un Nuevo Paradigma entre las naciones soberanas unidas por las metas comunes de la humanidad?”. Helga Zepp-LaRouche dará el discurso inaugural y participarán representantes de los gobiernos de Rusia y de China, así como dirigentes políticos y profesionales de Estados Unidos, Europa, Asia, África e Iberoamérica. Es urgente que los ciudadanos de buena voluntad en todo el mundo estén informados de este evento y hagan planes para asistir. Lee y difunde la invitación a la misma por todas partes: https://es-schillerinstitute.nationbuilder.com/evento_09_05_2020