La crisis actual no se puede resolver con la competencia entre las potencias, afirmó el embajador de China en EU

21 de agosto de 2020

21 de agosto de 2020 — Durante su intervención en un seminario privado por internet con 20 ex funcionarios de gobierno estadounidenses y académicos, el pasado 13 de agosto en el Instituto Brookings, el embajador de China en Estados Unidos, Cui Tiankai, advirtió de la peligrosa ruta en que transitan las relaciones entre Estados Unidos y China. “Hoy, la relación entre China y Estados Unidos va en una dirección errónea, que algunos califican como ‘de caída libre’ ”, dijo Cui. “A través de los años, no han faltado los problemas y las dificultades, pero de manera alarmante, hay intentos ahora de negar lo que a duras penas han construido generaciones de chinos y estadounidenses en décadas, y de empujar a nuestros dos países en un conflicto y una confrontación. Todo esto sucede en el contexto de una pandemia virulenta y una economía global desfalleciente a consecuencia de ello. Esto sucede cuando se necesita con urgencia la cooperación internacional, en especial entre los países más grandes, y esta situación está entorpeciendo enormemente nuestra cooperación”, agregó.

Cui se refirió a las tres crisis mayores de los últimos 20 años, a saber, los ataques del 11-S, la crisis financiera de 2008, y ahora la pandemia del Covid-19, y dijo que “ninguna de estas se podría resolver con las herramientas de la competencia entre las grandes potencias. El mundo ha cambiado. Es natural que los países más grandes tengan diferencias e incluso compitan, pero eso no justifica la confrontación. Hoy, lo que impulsa a los países mayores a cooperar tiene mucho más peso que lo que los separa. La estigmatización no va a hacer grande a nadie. Las cruzadas ideológicas no resolverán ningún problema en el mundo de hoy, y están condenadas al fracaso”.

Señaló que sería una necedad pensar que esta “cruzada” llevaría a la caída del Partido Comunista en China. “Quizás algunos crean que provocando la confrontación puedan desacelerar y contener el desarrollo de China, e incluso ocasionar un cambio de régimen. Eso no es más que construir castillos en el aire. La historia ha demostrado una y otra vez que la presión externa solo va a ocasionar una mayor unidad del pueblo chino, una cohesión más fuerte de la sociedad china y una mejor resistencia de la economía china. Algunas personas gustan demasiado del término ‘guerra fría’, quizás reforzados por su victoria en la Guerra Fría. Pero no deben olvidar el precio que pagó el mundo por eso en un lapso de unas cuatro décadas, para no mencionar los amargos costos que pagaron Estados Unidos y otros países en las dos guerras calientes, o sea, la Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam, que se libraron durante la Guerra Fría”, explicó Cui.

“China ha sido un participante activo, partidario y contribuyente del actual sistema internacional. Mientras tanto, como país mayor con una antigua civilización, la integración de China inevitablemente llevaría cambios al sistema internacional, el cual tiene que hacer ajustes en consecuencia… China ha tratado de integrarse y ajustarse al sistema internacional, y esperamos que el sistema pueda hacer las reformas necesarias a la luz de las circunstancias cambiantes”, señaló.

Luego planteó la pregunta que se ha hecho durante el último mes: “¿Estará listo Estados Unidos a trabajar con China y otros países para asegurar que el orden internacional y el sistema global satisfaga las necesidades de toda la comunidad internacional, y aborde los diversos riesgos y retos globales? O más bien, ¿seguirá Estados Unidos obsesionado con el juego de suma cero y la competencia de las grandes potencias, y dejará que la situación se salga de control y caiga en la ‘Trampa de Tucídides’?”.

China está lista para empezar a trabajar ya y no esperar el resultado de las elecciones de noviembre, dijo Cui, y subrayó que la pandemia de COVID-19 es la cuestión más destacada en la que se necesita la cooperación. “Quizás alguna gente crea que China solo está esperando el resultado de la elección presidencial de Estados Unidos en noviembre. Déjenme aclarar esto aquí: no estamos esperando nada, y nunca hemos estado dispuestos a perder el tiempo en esperas. Además, la dinámica estadounidense interna va mucho más allá de lo que podamos predecir o influir. No tenemos ninguna intención ni interés en vernos involucrados”.

La transcripción completa del discurso de Cui está publicada en el sitio de la embajada china en EU, en inglés: (http://www.china-embassy.org/eng/zmgxss/t1807578.htm).