Departamento del Tesoro de EU nombró a un cubano-americano ultraderechista para dirigir el BID

4 de julio de 2020

4 de julio de 2020 — El pasado 16 de julio, el secretario del Tesoro de EU, Steve Mnuchin, anunció que había nombrado al funcionario del Consejo de Seguridad Nacional, Mauricio Claver-Carone, como el próximo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El nombramiento del cubano-americano Claver-Carone, un fanático promotor del cambio de régimen peor que John Bolton, viola un acuerdo extraoficial de larga data en la región, de que el presidente del BID sea un iberoamericano y un estadounidense ocuparía el segundo puesto. Claver Carone tiene como fama promover la invasión de Venezuela y el golpe de Estado en Bolivia que derrocó al Presidente legítimo Evo Morales; es también un enemigo del actual gobierno de Argentina.

El diario Buenos Aires Times comentó el 20 de junio que el nombramiento se hizo por la “falta de consenso” en la región. Brasil y Argentina, cuyos gobiernos tienen una relación muy tensa (por decir lo menos) propuso cada uno su candidato. Por su parte, Mnuchin salió con el chiste de que el nombramiento de un estadounidense es prueba de que el gobierno de Trump está comprometido “a dar liderazgo estadounidense en instituciones regionales importantes”. El BID, como agencia de préstamo multilateral, tiene a seguir la política crediticia del Banco Mundial, tal como la imposición de condiciones a cada préstamo.

El diario argentino en línea El País ofreció una versión diferente el 28 de junio, que es la más probablemente cierta. El nombramiento del fanático ultraderechista va dirigido contra China. Cada vez más países de la región ven hacia China, en vez de a Estados Unidos, como fuente de financiamiento para proyectos de infraestructura y de inversión. Los autores del artículo sugieren incluso que algunas de las naciones centroamericanas que todavía mantienen relación diplomática con Taiwán, podrían romper dentro de poco para establecerla con China.

Claver-Carone satisface plenamente la condición de marchar contra China. En enero pasado, luego del golpe de Estado contra Evo Morales en noviembre de 2019, que Claver-Carone festejó, hizo una gira por Bolivia, Perú y Ecuador, y declaró que esos tres países “han tenido una relación comercial antinatural con China y sería bueno que fortalecieran sus nexos con Estados Unidos”. Dijo que sería provechoso en especial, que la producción de esos países fuese a Estados Unidos en lugar de ir a China. Estados Unidos quiere fomentar valores tales como “libre mercado, derechos humanos y democracia”, insistió, mientras que “China fomenta la dependencia, el endeudamiento y la corrupción”, le dijo a EFE en ese entonces, sin morderse la lengua.