Jefes de gobierno del Caribe temen que el despliegue de la Marina de EU pone en riesgo la “zona de paz” de la región

22 de may de 2020

22 de mayo de 2020 — Estaba previsto que los ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad del Caribe (CARICOM en sus siglas en inglés), discutieran en su reunión virtual del 7 y el 8 de mayo, un memorando que fue preparado para esa reunión, en el cual advierten que un despliegue de la Armada de Estados Unidos en la región, supuestamente para combatir el presunto tráfico de drogas de Venezuela, amenaza el estatus que tiene la región como “zona de paz”.

Aunque el memorando, que fue redactado por el secretariado del CARICOM que tiene su sede en Guyana, aparentemente no se discutió como parte del orden del día público, partes de su contenido que se filtraron la semana pasada responsabilizan al gobierno de Trump por poner en riesgo la naturaleza pacífica de la región. También sugiere que el despliegue naval de EU puede ser que tenga que ver mucho más con el intento de imponer un cambio de régimen en Venezuela, que con el combate al narcotráfico, realmente. El diario Caribbean Life con sede en Nueva York, comentó que “Estados Unidos se está aprovechando de las debilidades internas a consecuencia de la pandemia en países en los que ha estado impulsando cambios de régimen —Irán, Venezuela, y Cuba— para endurecer su régimen de sanciones”. Señala que Venezuela tiene el respaldo de Rusia, y eso ha profundizado la “rivalidad entre las grandes potencias así como los peligros de seguridad concomitantes, poniendo en riesgo el prestigio de la región como zona de paz”.

Las 15 naciones que conforman el CARICOM no han tenido una política única con respecto a Venezuela, aunque ninguna respalda la intervención militar de Estados Unidos. Ahora que ha recibido el azote de la pandemia del coronavirus y sus consecuencias económicas, la región no podría tolerar la conmoción que resultaría de una incursión de las fuerzas armadas de Estados Unidos. Tanto Trinidad y Tobago, como Guyana se ven forzadas a tener que atender a decenas de miles de refugiados venezolanos, lo cual ha afectado seriamente sus economías.

La semana pasada, el Primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, quien ha desafiado al Departamento de Estado de EU al reunirse con la vicepresidente de Venezuela, Delcy Rodríguez, para platicar sobre la colaboración para combatir la pandemia COVID-19, advirtió que las “tensiones han llegado hasta nuestras fronteras, nosotros no tenemos los medios como para prevenir eso, así que simplemente tenemos que confiar en los principios de la justicia internacional. Nada ha cambiado, nuestra posición sigue siendo la misma. Trinidad y Tobago es parte del CARICOM. Vemos al Caribe como una zona de paz”. Concretamente, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, ahora está amenazando con imponer sanciones a Trinidad y Tobago, sugiriendo que le vendieron gasolina a Venezuela ilegalmente, a través de la compañía estatal de petróleo, PDVSA, acusación que la nación isleña se ha visto obligada a negar, ante el peso considerable del acusador.

Air Jordan