El Dr. Mike Ryan de la OMS advierte, antes de abrir la economía, instalen la infraestructura médica o se arriesgan a otro desastre

17 de may de 2020

17 de mayo de 2020 — En la rueda de prensa diaria de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 13 de mayo en su sede de Ginebra, Suiza, el doctor Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencia Sanitaria de la OMS, advirtió de las consecuencias devastadoras que puede significar para las naciones que abran sus economías antes de que tengan instalada la infraestructura médica necesaria para responder con rapidez a un nuevo brote del virus.

Señaló que se debe evitar el “ciclo vicioso de un desastre en la salud pública seguido por un desastre económico, seguido por otro desastre en la salud pública, seguido por un desastre económico”, que ocurre cuando se reinician las actividades "con la presencia todavía de un alto nivel de contagio del virus”. Olvídense de la “ecuación falsa” entre la economía y la salud pública, recalcó. “Lo peor que pudiese suceder” económicamente es que un país reabra su economía y entonces como respuesta al resurgimiento del virus tenga que cerrarla de nuevo. Si el contagio del virus aumenta y no se tienen los sistemas para detectarlo, “serán días o semanas antes de que se den cuenta de que algo está yendo mal. En cierto sentido, eso va a ser más peligroso para el sistema económico que para el sistema de salud”.

Las medidas de cuarentena, explicó, tienen el propósito de restarle presión a los sistemas de salud, para darles tiempo para poder organizar la capacidad a fin de poder tratar a las personas que están más gravemente enfermas. Mantener las medidas de distanciamiento social es de ayuda para los hospitales, señaló, pero una “política de pararse y reanudar” tendría efectos devastadores en la economía. Explicó que el único modo de evitar tener que imponer de nuevo las restricciones luego de haberlas levantado, es que estemos completamente seguros de que las naciones y las regiones tienen instalada la infraestructura para llevar a cabo pruebas masivas, de modo que puedan detectarse los casos posibles y aislarlos antes de que tengan oportunidad de contagiar a otros. Sin esa capacidad a mano, le tomaría semanas a los funcionarios detectar un nuevo brote, dándole semanas a la persona contagiada de propagando el virus.

“No deberíamos estar esperando si el levantamiento de las medidas de cuarentena ha funcionado, con base a los números de casos en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) o contando los cuerpos de los fallecidos en la morgue…. La manera en que podemos saber que la enfermedad está volviendo es manteniendo una vigilancia en la comunidad, hacer pruebas... y entonces poder adecuar las medidas de salud pública en consecuencia”. Los países ahora tratan de encontrar un camino a una “nueva normalidad”, sin embargo, van a estar en ese camino por un “tiempo largo, muy largo”. Y advirtió que, cualquier cambio en la evaluación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el virus necesitaría de un “control muy significativo” respecto al brote. “Es posible que este virus no desaparezca nunca. Va a tomar mucho tiempo antes de que las alarmas dejen de sonar”, subrayó.

Y en cuanto a una vacuna, el doctor Ryan dijo que una vacuna muy eficiente podría ayudar a eliminar al virus, pero que “tendría que estar, de hecho... disponible para todo mundo. Alguien tiene que hacerla, y hacer la suficiente cantidad de ella para que todo mundo pueda tener una dosis de esta. Tiene que haber la capacidad de suministrarla. Y la gente tiene que estar dispuesta a vacunarse. Cada uno de esos pasos está plagado de desafíos. Es una enorme oportunidad para el mundo”, recalcó.

『アディダス』に分類された記事一覧