La política de Estados Unidos en Siria es “crearle un atolladero” a Moscú

15 de may de 2020

14 de mayo de 2020 — Si la misión militar de Estados Unidos en Siria fue alguna vez sobre el Estado Islámico de Iraq y Siria (EIIS), ya no lo es tanto. El representante especial del Departamento de Estado para Siria y la coalición anti-EIIS, James Jeffrey, dijo en un evento por internet del Instituto Hudson que se llevó a cabo el martes 12, que una parte importante de su trabajo consiste ahora en hacerle las cosas difíciles a Rusia en Siria. “Nuestra presencia militar, aunque pequeña, es importante para los cálculos generales. Así que exhortamos al Congreso, al pueblo estadounidense, al Presidente, a mantener estas fuerzas ahí, pero insisto, esto no es Afganistán, esto no es Vietnam, esto no es un atolladero”, dijo Jeffrey. “Mi trabajo consiste en crearle un atolladero a los rusos”.

Se comprometió a que Estados Unidos va a seguir evitando que Rusia logre sus objetivos presumiblemente más codiciados en Siria, el financiamiento internacional para la reconstrucción del país después de la guerra y el reconocimiento de la legitimidad del Presidente Bashar al-Assad para gobernar el país… y haciendo esto, aumentar el sufrimiento del pueblo sirio, aunque esto no lo reconoció en público.

RT señaló en un comentario que el empleo que hace Jeffrey de la palabra “atolladero” es particularmente amenazante, dado que fue precisamente lo que hizo el gobierno de Carter en Afganistán en 1978, cuando respaldó, financió y armó clandestinamente a los militantes islámicos en ese país para provocar la intervención soviética. Según el Asesor de Seguridad Nacional de Carter, Zbigniew Brzezinski, lo hicieron para crearle a la URSS una guerra costosa y sin fin, como la que tuvo Estados Unidos en Vietnam. Pero una diferencia importante entre Afganistán durante el gobierno de Carter, y la Siria de hoy, es que en Afganistán no hubo tropas estadounidenses en Afganistán y por lo tanto no había ningún potencial incidente entre las tropas estadounidenses y las rusas que pudiera escalar fuera de control. Como lo señalan con frecuencia los rusos, no hay ninguna base legal en el derecho internacional que justifique la presencia de las tropas de Estados Unidos en Siria.

Patike