Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Los británicos aumentan la presión para provocar una confrontación militar entre Estados Unidos y China

5 de may de 2020
henry-jackson-society-april-22-2020.jpg
Una vista del sitio electrónico de la Sociedad Henry Jackson, del 22 de abril de 2020.

5 de mayo de 2020 — El aparato imperial británico está dejando de lado, cada vez más abiertamente, cualquier pretensión de “neutralidad” con relación a China, y en el típico estilo imperial están transmitiendo su exigencia de “tú y ese” tienen que ir a la guerra. La Sociedad Henry Jackson (los secuaces británicos de los neoconservadores del Consejo Atlántico de Washington) pide la creación de un “consorcio” de naciones occidentales para detener las inversiones chinas en Europa, tanto de las redes 5G de Huawei como a las compras chinas de capacidades productivas europeas a los precios deprimidos actuales, a pesar de la necesidad desesperada que tienen las compañías europeas de esas inversiones.

Niall Ferguson, el más descarado de los promotores del regreso a la era del imperio británico, lanzó la “gran mentira” estilo Goebbels de que China había enviado aerolíneas al extranjero desde Wuhan, a pesar de haber prohibido la salida de la población de Wuhan a ninguna parte. Un asociado de Ferguson ha demostrado que eso no solo es falso, sino falso a sabiendas, y sin embargo el Presidente Trump se ha tragado el cuento y lo repitió en una transmisión de TV el domingo en su mitin virtual patrocinado por Fox News. Mientras tanto, la agencia británica Reuters anda circulando un informe que supuestamente le filtraron, en donde alega que China “se prepara para una confrontación armada entre las dos potencias globales”, como si esto fuese la política de China, y no una mera respuesta lógica frente a la escalada masiva de las amenazas a China provenientes de Occidente junto a las demás calumnias. Reuters alega que China esta redoblando el esfuerzo “para ganar una guerra moderna”. La histeria contra China, exacerbada con tintes racistas, ha superado en mucho la campaña del MI6 contra Rusia, con la que se pretendió derrocar a Trump con base a la mentira de la supuesta “colusión” con Rusia para ganar la elección de 2016.

Aunque el intento de golpe del Rusiagate no logró su objetivo, el objetivo de la operación británica (impedir que Trump cumpla su propósito de tener una relación de amista y cooperación con el Presidente Vladimir Putin) si ha tenido un impacto duradero, sobre todo porque la premisa del Rusiagate (que Rusia intervino en las elecciones de 2016) no se ha eliminado totalmente.

El próximo sábado 9 de mayo es el 75avo aniversario de la victoria sobre el fascismo en Europa por las tropas aliadas y soviéticas. La pandemia ha obligado a posponer la celebración planeada en Moscú, en la cual estaría presente el Presidente Ji Xinping y a la cual estaba invitado el Presidente Trump, que quizás hubiese aceptado (dado el hecho de que en las últimas semanas ha conversado por teléfono cinco veces con Putin). La reunión de estos tres líderes la ha promovido enérgicamente Helga Zepp-LaRouche y el semanario EIR, como la necesaria combinación para detener la precipitación hacia la guerra y para iniciar la cooperación necesaria para abordar la pandemia y la desintegración financiera que amenaza al sistema bancario occidental.

En Estados Unidos no hay ningún acto oficial planeado para conmemorar este día histórico, aparte de la conferencia del Instituto Schiller que se llevará a cabo a las 2:00 PM (hora del este de Estados Unidos), a la que están todos invitados: https://es.larouchepac.com/20200504

Jordan Ανδρικά • Summer SALE έως -50%