Director de Lancet defiende a China y fustiga duramente al Reino Unido y a Estados Unidos por no hacer nada en febrero y marzo

4 de may de 2020

4 de mayo de 2020 — Richard Horton, director de la revista médica The Lancet, que tiene su sede en el Reino Unido desde 1995, fue entrevistado el primero de mayo por la cadena de televisión china en inglés, CGTN, en donde denunció de manera tajante la histeria contra China y advirtió de las funestas consecuencias que habría si el mundo no trabaja en conjunto en contra de la pandemia de COVID-19; asimismo, fustigó duramente al Reino Unido y a Estados Unidos por hacer caso omiso de las advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde fines de enero para que se preparasen para enfrentar al virus.

“En mi opinión, los científicos doctores que conozco en China han hecho el trabajo más tremendo en asesorar al gobierno, en el tratamiento a los pacientes y en proteger las vidas de los ciudadanos chinos”, dijo Horton. “China debe estar muy orgullosa de su comunidad científica y médica. Las críticas de los dirigentes mundiales hacia China no solo son injustas, sino que son llanamente incorrecto y de hecho falsas”.

Horton tiene posiciones muy diversas; por ejemplo, es un promotor agresivo del fraude del cambio climático antropogénico. Pero ha sido muy franco respecto al retraso del gobierno británico para tomar medidas frente a la pandemia, y en especial en contra de la idea de la “inmunidad del rebaño” para dejar morir a la gente, que fue la orientación inicial en el Reino Unido.

“Las teorías conspirativas corren el riesgo de desestabilizar nuestra respuesta ante este virus”, señaló. “Debemos de trabajar desapasionadamente con las autoridades chinas para entender la epidemia, para asegurar que no suceda otra vez… Es muy importante entender el origen de este virus y estudiarlo científicamente sin estas teorías conspirativas que contaminan nuestro entendimiento”.

Con relación a la lenta respuesta que tuvieron Estados Unidos y el Reino Unido, lo caracteriza como “uno de los misterios de la historia de esta pandemia”. Dijo que la OMS, el 30 de enero, declaró “una emergencia de salud pública de carácter internacional” (técnicamente conocida como “PHEIC”, por sus siglas en inglés), que es una expresión específica que se utiliza solo bajo amenaza de una crisis global. La frase se formuló en 2005, luego de la crisis del SARS en los años de 2002 y 2003, para utilizarse precisamente en situaciones como la de hoy, y como un llamado de alerta a nivel mundial. “La OMS es la principal agencia de salud en el mundo”, señaló Horton. “La gente debe de escucharla. Muchos no lo hicieron, y como consecuencia han muerto miles de personas innecesariamente”.

En una entrevista con CNN el 28 de abril, Horton criticó la lenta respuesta del Reino Unido y de Estados Unidos, a pesar de las advertencias directas que había hecho la OMS y la revista The Lancet que explicaron con lujo de detalle lo que se venía desde fines de enero (Trump no anunció el distanciamiento entre las personas y el cierre de los comercios sino hasta el 16 de marzo, y el Reino Unido hasta el 26 de marzo). “Perdimos todo el mes de febrero y la mitad de marzo para prepararnos plenamente”, dijo Horton.

“Lamento que la discusión en torno a la pandemia se este llevando como una cuestión de lucha geopolítica”, le dijo a CGTN. “No debería ser. Es una amenaza a nuestras poblaciones. Debemos de trabajar juntos. Mejor es sentarse, discutir, analizar, confiar mutuamente, de manera que podamos resolver los problemas que todos compartimos”.

nike