La movilización del Ejército de Liberación Popular de China contra el coronavirus, podría ser un modelo para el resto del mundo

20 de marzo de 2020

20 de marzo de 2020 — El martes 17, el diario South China Morning Post publicó un informe sobre el despliegue del Ejército de Liberación Popular (ELP) de China, contra el coronavirus en Wuhan. Como parte de la movilización se hizo un puente aéreo para transportar 1,400 efectivos del personal médico del ELP en Whuhan para ayudar a atender a los hospitales temporales que se construyeron ahí.

Pero el foco más amplio del artículo es que destaca que una de las funciones del ELP es proporcionar una fuerza de respuesta en caso de cualquier desastre de cualquier naturaleza. “Las fuerzas armadas han sido bien entrenadas para dar una respuesta rápida en cualquier evento crítico”, dijo el analista militar pequinés Zhou Chenming. “Todos los oficiales y soldados tomaron la batalla contra el coronavirus como una llamada a emprender una operación militar no tradicional, en donde podían mostrar su preparación para el combate”, agregó. Con relación a las enfermedades infecciosas, China tiene su propia versión de lo que sería en Estados Unidos el Instituto de Enfermedades Infecciosas del Ejército, que se llama Academia Militar de Ciencias Médicas, que se estableció en 1951, al momento de la intervención china en la guerra de Corea. La misión central de la academia era la investigación sobre los efectos de una guerra nuclear, biológica y química. Desde enero ha mantenido un equipo en Wuhan. “El ELP tiene muchos epidemiólogos y virólogos experimentados, porque las fuerzas armadas tienen una larga historia en el estudio de la guerra bioquímica”, dice Zhou.