Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Ahora ya saben lo que quería decir Lyndon LaRouche con un “cambio de fase”

18 de marzo de 2020
lyndon-larouche-mar23-2013-SI-conference.jpg
Lyndon LaRouche, durante su presentación en la conferencia del Instituto Schiller “Un nuevo paradigma para salvar a la humanidad. 30 años después, la necesidad del principio de la SDI hoy”, el 13 de marzo de 2013, en Sterling, Va. (Fuente: EIRNS/Stuart Lewis).

18 de marzo de 2020 — Las reglas que parecía que gobernaban a la sociedad y a la economía ayer, ya no funcionan hoy. Y las reglas de hoy, serán disfuncionales para mañana por la mañana, si no es que antes.

El planeta pasa un período tan vertiginoso que produce vértigo mental en la mayoría de la gente. El estadista estadounidense Lyndon LaRouche se refería a esto a menudo como un “cambio de fase” en el desarrollo humano, en donde las leyes que parecían gobernar un proceso, cambian en lo fundamental, semejante a lo que sucede cuando hay un cambio de fase físico. En un artículo publicado el 13 de marzo de 1997 en EIR, titulado London in a Phase-Twitch (Londres en fase de sacudón), LaRouche escribió:

“Por ‘cambio de fase’, queremos decir un cambio radical en las características de un sistema, como cuando el hielo se derrite, cuando el agua se vuelve vapor, el vapor se vuelve plasma, o cuando el primer avión jet alcanza velocidades superiores a las del sonido, y más allá, en los vuelos de mayor potencia. Lo que ahora sucede en los sistemas financieros del mundo, en las economías y en el mundo político, es un cambio tan fundamental como cualquiera de los cambios de estado a los que se refieren los físicos”.

Los indicios están por todos lados. En Estados Unidos, se ve en algunas partes una especie de “reflejo de Pearl Harbor” ante la pandemia del COVID-19 que se sigue propagando por todo el país. En Europa, donde Italia, España y Francia se encuentran en un cierre de emergencia (en grados diversos) y otros países les podrían seguir pronto, la burocracia de la Unión Europea (UE) está abriendo las compuertas de dinero para contrarrestar los efectos económicos de la crisis. Sin embargo, solo va a funcionar un cambio total de paradigma a escala mundial, subrayó ayer de nuevo Helga Zepp-LaRouche. La crisis del COVID-19 y la desintegración en bancarrota del sistema financiero transatlántico son solo las expresiones más visibles de una crisis sistémica del viejo paradigma, el cual ha entrado en sus estertores finales. El problema subyacente es que el sistema liberal británico ha saqueado a la mayoría de la población del mundo, en especial a la población del llamado “Tercer Mundo”, al punto del genocidio. Si esto no se remedia, subrayó Zepp-LaRouche, empezando con una movilización mundial por el cuidado de la salud, la especie humana enfrenta una crisis de extinción.

Un programa de desarrollo global como este requiere grados de aumento en los parámetros básicos económico físicos (tales como agua, electricidad y alimentos) que no se pueden alcanzar sin un cambio rápido ascendente de la plataforma tecnológica en todo el planeta, del tipo exactamente que Lyndon LaRouche planteó en sus previsoras Cuatro Leyes, más específicamente la cuarta de ellas.

Y esa solución necesaria no se puede financiar sin someter a la City de Londres y a Wall Street a una reorganización de bancarrota, a través de un proceso global de las normas de la Ley Glass-Steagall. Una burbuja especulativa de $1,800 billones de dólares no puede coexistir en el mismo universo con una población humana próspera a nivel de todo el planeta.

Ningún otro enfoque va a funcionar, señaló Zepp-LaRouche. Nuestra tarea no es la de enfocarse en las pequeñas cosas y aferrarse a ellas emocionalmente. Es la de educar a la gente para que entienda las cosas como nosotros, como nos entrenó Lyndon LaRouche.

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, captó de manera muy útil el espíritu de los tiempos en su conferencia de prensa del lunes 16:

“Esta es la crisis de salud definitiva global de nuestro tiempo. Los próximos días, semanas y meses serán una prueba de nuestra resolución, una prueba de nuestra confianza en la ciencia y una prueba de solidaridad. Crisis como esta tienden a sacar lo mejor y lo peor en la humanidad.

“Como yo, estoy seguro que se han conmovido con los videos de gente que aplaude a los trabajadores de la salud desde sus balcones, o los relatos de la gente que ofrece hacer las compras de comestibles a la gente mayor en sus comunidades.

“Este asombroso espíritu de solidaridad humana tiene que llegar a ser más infeccioso que el propio virus. Aunque quizás tengamos que estar apartados físicamente unos de otros por un tiempo, nos podemos juntar en formas que nunca lo hemos hecho antes.

“Estamos en esto todos juntos. Y solo juntos podemos tener éxito. Así que la regla del juego es: juntos”.

Un destacado médico chino que participó en la guerra de Wuhan contra el COVID-19, el doctor Wu Dong, explicó lo que le motivó a unirse a la batalla: “Los seres humanos son mortales, pero el amor no, y yo amo a mi hija, a mis pacientes, a mi país y a la humanidad. Como seres humanos, estamos todos juntos en esto, y juntos vamos a salir de esto”.