Rusia alarmada por el despliegue estadounidense de armas nucleares de baja potencia

7 de febrero de 2020

7 de febrero de 2020 —Rusia ha respondido con “alarma” a la confirmación del Departamento de Defensa de Estados Unidos de que se han desplegado ojivas nucleares de baja potencia W76-2 en los misiles Trident que se lanzan desde submarinos. “Reaccionamos a esto con una seria preocupación, no porque veamos una amenaza a la seguridad de nuestro país, ya que esta seguridad está garantizada de manera fidedigna como resultado de los esfuerzos que se han tomado con respecto al armamento y con respecto a los sistemas avanzados de armamento en desarrollo; sino por el punto de vista de las doctrinas y conceptos que emplean los estadounidenses en la esfera nuclear. Esto es muy alarmante”, dijo el viceministro del Exterior ruso, Sergei Ryabkov, en una declaración emitida el 6 de febrero, según informó la agencia TASS.

El despliegue de cargas nucleares de baja potencia en los vehículos de lanzamiento estratégico de Estados Unidos, sugiere que “los pronunciamientos que ha hecho la parte estadounidense en forma declarativa sobre la posibilidad de desplegar tales medios en un conflicto hipotético ya se han incorporado al metal y en los hechos”, dijo Ryabkov. “Esto indica que Estados Unidos ha reducido realmente el umbral nuclear y admite una guerra nuclear limitada por sí misma y admite la victoria en esa guerra”.

En este contexto, la propuesta de Moscú para “confirmar de nuevo el compromiso con la fórmula bien conocida de que no puede haber ganadores en una guerra nuclear y no se debe desatar nunca”, se vuelve especialmente importante, subrayó Ryabkov. Rusia entregó formalmente esta propuesta a Washington desde el 2018, agregó él mismo. “Todos los acontecimientos en su totalidad y todas las señales de las que hablo, nos imponen la necesidad de duplicar los esfuerzos a fin de tratar de contener a Estados Unidos en su deriva hacia la peligrosa dirección y en su desliz hacia la planificación de escenarios catastróficos absolutamente inadmisibles”, subrayó Ryabkov.

La Revisión de la Postura Nuclear de 2018, de Estados Unidos, alega que Rusia tiene una doctrina de “intensificar para reducir la escalada” de utilizar armas nucleares tácticas para tener control sobre el campo de batalla en un conflicto con la OTAN y por ende, Estados Unidos debe tener una “opción” de baja potencia para disuadir a los rusos de no utilizar las armas nucleares en un escenario como ese. Rusia ha negado siempre que tenga esa doctrina.