La Armada de EU exagera la supuesta amenaza submarina rusa

7 de febrero de 2020

6 de febrero de 2020 — Un componente esencial de la imagen de la amenaza rusa directa que pretende proyectar la Estrategia de Defensa Nacional y otros documentos oficiales similares de Estados Unidos, es la presencia de una fuerza submarina rusa en el Océano Atlántico, que se supone se acerca a la Costa Oriental de Estados Unidos. El comandante de la Segunda flota de EU, vicealmirante Andrew “Woody” Lewis, puso de relieve esto en un acto que se llevó a cabo en Washington, DC, copatrocinado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y el Instituto Naval de EU, en donde alegó que las aguas de la Costa Este de Estados Unidos ya no son un refugio seguro para la Armada de EU debido a la actividad de los submarinos rusos.

“Nuestra nueva realidad es que cuando nuestros marineros tiran las líneas y se hacen a la mar, pueden esperar que van a operar en un espacio disputado en cuanto salen de Norfolk”, dijo Lewis. “Nuestros buques ya no pueden esperar operar en un refugio seguro en la Costa Oriental o solamente a través del Atlántico sin obstáculos para operar en otro paradero”.

“Hemos visto una cantidad cada vez mayor de submarinos rusos desplegados en el Atlántico y esos submarinos están más capacitados que nunca, para desplegar por períodos de tiempo más largos, y con sistemas de armas más letales”, agregó. “Nuestros marinos tienen la mentalidad de que ahora tienen quien les dispute y esperan operar al lado de nuestros competidores en todos y cada uno de nuestros movimientos”.

Lewis no ofreció ningún detalle sobre cuántos submarinos rusos se hallan en el Atlántico en un momento dado, pero el blog sobre información relacionada a la defensa The War Zone de Joseph Trevithick, señala en su reseña de los comentarios del vicealmirante Lewis que ha habido un debate considerable sobre la magnitud y el alcance de las operaciones submarinas rusas en el Atlántico. En realidad, la flota submarina rusa en la actualidad es apenas una cuarta parte de lo que era la flota submarina soviética en la década de 1980 y como la mitad de la flota actual de unos 60 submarinos data de los 1980. Por otra parte, no hay duda de que la Armada rusa ha mejorado considerablemente sus capacidades operativas bajo el agua durante las últimas dos décadas, con nuevos buques a energía nuclear y no nuclear, y ha habido un aumento considerable en los ejercicios operativos y despliegues.