Pompeo le dijo a la Organización de Estados Americanos que mediante el cambio de régimen se fomenta el “multilateralismo”

18 de enero de 2020

18 de enero de 2020 — El secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, organizó una reunión en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) el viernes 17, con el único objetivo de sentar las bases para su próxima gira por la región. Dio un discurso grandilocuente donde se presentó como el campeón del “multilateralismo”, a favor del “cambio de régimen” en donde haya gobiernos que no son de su agrado. Pompeo tuvo el cinismo de decir que sigue el legado del gran patriota estadounidense James G. Blaine, un promotor del Sistema Americano de economía política (contrario a las ideas neoliberales y neoconservadoras) quien fue Secretario de Estado durante los gobiernos de James Garfield y de Benjamin Harrison, y quien organizó el primer Congreso Panamericano en 1889 y atacó el papel de los británicos en la Guerra del Pacífico de 1879-1881 entre Chile, Perú y Bolivia.

Pompeo sale el lunes 20 para Bogotá, Colombia, para presidir una reunión ministerial regional contra el terrorismo y sostener reuniones bilaterales con funcionarios colombianos, con el ministro del Exterior de Brasil y el “ministro” del Exterior del gobierno golpista de Bolivia. En el programa de discusión se incluye, oficialmente, derrocar el gobierno de Maduro en Venezuela y preparar una campaña contra Irán y el Hezbolá en la región, según informaron funcionarios del Departamento de Estado. Luego va a Costa Rica, en donde el orden del día es derrocar el gobierno de Ortega en Nicaragua, vecino de Costa Rica. Para concluir en Jamaica, para participar en una reunión con siete ministros del Exterior de siete países caribeños, varios de los cuales, como Jamaica, respaldan de manera entusiasta la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Según se anunció de antemano, Pompeo va a promover el apoyo de Estados Unidos a la democracia “congruente con nuestros valores”.

En su discurso en la OEA, Pompeo se refirió a tales ejemplos perversos de “multilateralismo” como el que ha jugado la OEA en su intento de imponer un cambio de régimen en Venezuela; la defensa de la “democracia” en Bolivia cuando declaró “fraude masivo y sistemático” en las elecciones de octubre de 2019; y los ataques contra Nicaragua y Cuba para buscar un cambio de régimen porque representan “manchas de tiranía en un lienzo de libertad en nuestro hemisferio”. Se jactó de lo que habían hecho el año pasado y dijo: “hemos rechazado el despotismo… además de lo que hemos hecho en Venezuela”.

Dijo que ahora la OEA es fuerte y dinámica, no como “a principios de este siglo”, en que la OEA y “muchas naciones estaban más preocupadas en construir un consenso con los autoritarios en vez de resolver problemas realmente”.

Sin ningún pudor, Pompeo prodigó elogios al secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, quien ha seguido al pie de la letra la línea de Pompeo, y que espera reelegirse en marzo próximo. Almagro se ha pasado de la raya en servir con fidelidad a los programas del Departamento de Estado en los últimos cinco años, que ha hecho de la OEA en la práctica un directorio más del Departamento de Estado de EU. Almagro ha promovido el supuesto “gobierno” inexistente de Guaidó en Venezuela y ha cooperado en los fallidos intentos de golpe, pero si logró perpetrar el golpe en Bolivia con el apoyo de las fuerzas armadas y policiales del país y los grupos neonazis. Sin duda alguna, Pompeo va a provechar su gira para hacer campaña a favor de la reelección de Almagro y amenazará a todos los que se opongan, la ex ministra del Exterior de Ecuador, María Fernanda Espinoza, es la otra candidata a la secretaria general de la OEA, con el respaldo de Argentina, Uruguay, México y otros 15 Estados miembros de la Comunidad Caribeña (Caricom).