Trump presidió la alentadora ceremonia de la firma del tratado comercial con China, junto con el viceprimer ministro chino Liu He

17 de enero de 2020

16 de enero — El Presidente Donald Trump presidió la ceremonia de la firma de la “Fase Uno” del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, en el Salón Oriental de la Casa Blanca, junto con el viceprimer ministro chino Liu He. Ante un amplio público compuesto de legisladores, ejecutivos de empresa, y otros invitados, Trump caracterizó el acto como una “ocasión trascendental” en la que se corrigen los errores del pasado y se alcanza un acuerdo “justo y recíproco” y completamente aplicable.

Trump se refirió a Liu He como “un buen amigo mío”, y se reservó un elogio especial para su “buen amigo” el Presidente Xi Jinping, quien “está viendo mientras hablamos”, según dijo. Anunció que tiene contemplado viajar a China “en el futuro no muy distante”, y dijo de su relación con Xi que “hemos desarrollado una cooperación increíble durante todo este proceso”, y que el acuerdo firmado representa un “avance increíble”.

Luego de los comentarios superficiales e inmemorables del vicepresidente Mike Pence, Trump elogió también efusivamente al embajador de Estados Unidos en China, el ex gobernador de Iowa, Terry Branstad, quien según dijo Trump, “ama a China”. Luego relató la historia de la reunión de Branstad con Xi Jinping de hace como 35 años, cuando Branstad comentó después de esa reunión “acabo de conocer al futuro presidente de China”.

Trump señaló que antes de este acuerdo, “no teníamos ningún acuerdo con China… Hemos esperado décadas”. Recordó que le había dicho a Xi que Estados Unidos no lo culpa de la situación en la relación económica, sino que culpa a los gobiernos anteriores que dejaron que China se aprovechara de Estados Unidos. Ahora, dijo, podemos ver hacia delante, hacia un futuro de “mayor armonía entre Estados Unidos y China, que conduce a una paz mundial más firme”. Estados Unidos y China han hecho “una gran inversión mutua de cada cual”. Elogió a Xi por ayudar “con Corea del Norte”, y señaló que Kim Jong-un tiene un gran respeto por Xi. “Ellos nos ayudaron y nosotros los ayudamos”, dijo de la relación bilateral. “Hemos creado un bello mosaico” de cooperación.

En ocasión de la firma, el Presidente Xi Jinping le envió a Trump una carta que le leyó Liu He, en donde subraya que la firma del acuerdo es bueno para ambas naciones. Señala que el crecimiento saludable y constante en las relaciones bilaterales requiere de un esfuerzo de ambas partes, y en ese espíritu, expresó la esperanza de que Estados Unidos trate a las compañías chinas de manera justa, a fin de construir una confianza mutua. “Estaré en contacto estrecho con usted personalmente”, concluye Xi, para asegurar que las cosas avancen adecuadamente.

Por su parte, Liu He dijo en su intervención que la firma del acuerdo es un “tributo a ambos Presidentes” y a los equipos de ambas partes que “no se dieron por vencidos” y llevaron el acuerdo a buen término. China y Estados Unidos son “dos grandes naciones con responsabilidad en los asuntos mundiales”, dijo. El acuerdo es mutuamente provechoso y es también para la paz y la prosperidad mundial un acuerdo “en el que todos ganan”. Es un acuerdo extenso, y “vamos a trabajar con Estados Unidos para asegurar su buena implementación”. El mundo se encuentra en una “encrucijada crítica” y es esencial que los países grandes cooperen. El sistema de China es adecuado para su economía nacional, destacó, pero puede trabajar junto con Estados Unidos y hay muchas áreas de cooperación. Cooperación “es la única opción correcta” para la paz mundial, concluyó.