Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Pelosi se confiesa defensora del genocidio; no apta para hablar de un juicio político al Presidente Trump

10 de diciembre de 2019
nancy-p-scary-dec12-2019-nbc-screengrab%20%281%29.jpg
Nancy Pelosi (captura de pantalla de NBC).

10 de diciembre de 2019 — En un viraje completo con relación a su posición anterior en contra del juicio político al Presidente Trump, la vocera de la Cámara de Representantes del Congreso de EU, Nancy Pelosi, insiste ahora en que la Cámara de Representantes introduzca la acusación de juicio político al Presidente por supuesto abuso de poder. A pesar de lo que sostiene el propio Presidente Zelensky de Ucrania, que no hubo un quid pro quo para condicionar la ayuda militar de EU a Ucrania a la investigación sobre Joe Biden (la cual se ha entregado, sin que haya habido tal investigación), Pelosi afirma: “Los hechos son indiscutibles. El Presidente abusó de su poder en favor de su provecho político personal en detrimento de nuestra seguridad nacional, al suspender la ayuda militar y una reunión decisiva en la Oficina Oval, a cambio de un anuncio de investigación a su rival político”.

Durante su reunión de cabildo abierto en CNN el jueves 5 de diciembre, en su respuesta a la pregunta de una persona del público, Pelosi se denunció a sí misma como una embustera deliberada y como una persona con una notable destreza para desvirtuar los hechos para que se ajusten a sus intereses, sin importar las consecuencias.

Ella admitió que en su capacidad de miembro de mayor rango de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, se opuso al juicio político del entonces Presidente Bush, a pesar de que sabía que las bases para llevar a cabo la guerra contra Iraq, eran falsas: “Así que, yo sabía que no había armas nucleares en Iraq. No estaban allí. Tenían que mostrarnos, tenían que mostrar a la Pandilla de los Cuatro toda la inteligencia que tenían. Esa inteligencia no mostró que así era [de que Iraq tenía armas nucleares]. Así que yo sabía que se estaba presentando una falsedad al público. Pero habiendo dicho esto, en mi opinión, eso no era una base que justificara un juicio político”.

La invasión de Estados Unidos a Iraq en el 2003, sustentada en mentiras que, como lo confesó ahora Nancy Pelosi, ella sabía en el 2003 que eso era mentira, resultó en la muerte de más de un millón de iraquíes (alrededor de 275,000 muertes directas a causa de la guerra misma, con un numero similar de heridos, que ocasionó en el período de la pos guerra la muerte de más de un millón de civiles por hambruna y enfermedades), así como la muerte de más de 8,000 soldados estadounidenses y contratistas, y eso sin mencionar la devastación de cientos de miles de familias estadounidenses cuyos seres queridos sufren hoy de PTSD (Trastorno por estrés postraumático) o que han terminado suicidándose, a un ritmo de 22 veteranos al día. La guerra contra Iraq también contribuyó de manera sustancial a generar la crisis de refugiados, que destruyó la vida de otras decenas de miles de familias más, lo cual echó por tierra la credibilidad de los valores occidentales, los derechos humanos y la democracia en el mundo entero.

Uno no puede sino estar de acuerdo con el Presidente Trump en lo que a esto respecta, es decir, que la guerra contra Iraq, como parte de la política de guerras sinfín que siguió al 11 de septiembre, con un costo de $7 billones de dólares (una suma que debió invertirse en la economía física estadounidense) ha sido el error más grande de la historia de Estados Unidos. Tan solo hace dos años, aparentemente la Pelosi coincidió con el Presidente Trump en este punto. En el programa State of the Union de CNN, el 5 de noviembre de 2017, ella dijo que enjuiciar políticamente al Presidente Trump “no es un lugar a donde creo debemos ir”. Dijo que muchos en la izquierda estaban disgustados con ella por no haber hecho un juicio político contra el Presidente Bush por la guerra de Iraq. “¿Qué podría ser peor que eso?”, dijo la Pelosi, (pues, por ejemplo, mentir a la ciudadanía para iniciar una guerra genocida contra Iraq).

· El hecho es que Pelosi no dijo entonces lo que ahora reconoce que se presentó al público una falsedad y que podía haber evitado que se llevara a cabo la terrible guerra contra Iraq.

· Sea que haya sido un lapsus mental, o una relación distanciada de la verdad, la Pelosi no tiene ninguna credibilidad en lo que respecta a la exigencia de hacer un juicio político al Presidente Trump. Si le queda al menos un mínimo de conciencia, debería comenzar a pagarle reparaciones de guerra a la población iraquí y a las familias estadounidenses que perdieron a sus seres queridos como resultado de su complicidad en esa guerra.

· Ella no tiene ninguna autoridad para hablar de un juicio político y debe dar por terminado el intento fraudulento de juicio político en contra del Presidente Donald Trump.

(Los datos de las bajas en Iraq fueron tomadas de Costs of War Project del Instituto Watson para Asuntos Públicos e Internacionales, de la Universidad Brown; encuestas hechas por la revista médica The Lancet (de 2004 a 2006); ORB International, 2007; y fuentes en el terreno mismo).

知らないとオヤジ認定される36の若者言葉【随時更新】 , メンズファッションメディア