El Salvador propone ser una plataforma para China en las Américas

7 de diciembre de 2019

5 de diciembre de 2019 — La visita de Estado que hizo esta semana a Pekín, el Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, tuvo como resultado el compromiso de China a construir una biblioteca nacional moderna y dos grandes plantas de tratamiento de agua (una de ellas acabará con la escasez de agua en la capital) además de una planta de tratamiento de aguas negras en El Salvador, completamente financiadas por China. También se llegó al acuerdo de trabajar sobre los detalles de la construcción de un estadio nacional y de la expansión y mejoramiento de dos importantes desarrollos turísticos, cuyos trabajos pronto van a comenzar.

Las dos naciones acordaron fortalecer la cooperación en agricultura, ciencia, y tecnología, en educación, cultura y en la reducción de la pobreza, y El Salvador manifestó que está, “listo para unirse de modo activo a la Franja y la Ruta”. Aunque no se anunció nada específico en estas áreas, la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) fue un tema importante del programa. El Presidente Xi habló sobre esta, y luego que Bukele se reunió con Xi envió un tuit sobre lo que conversó con el Presidente chino:

“Siempre hemos dicho que vamos a hacer lo mejor para El Salvador, y lo mejor es mantener la relación con China. Somos un país muy pequeño, pero podemos convertirnos en un hub de ustedes para nuestra región por nuestra posición geográfica”.

Esto es importante para la región dados los ataques a China que hizo Bukele antes de que tomara posesión del cargo cuando se sugirió incluso que rompería las relaciones diplomáticas que estableció con China el gobierno anterior en agosto del 2018. La declaración final que se emitió luego de la reunión de los dos Presidentes, especifica que El Salvador se atiene al principio de Una China, que reconoce a Taiwán como una parte inalienable del territorio chino, y rechaza cualquier forma de “independencia de Taiwán”.

Tan importante como es la ayuda económica, es la afinidad y el entendimiento mutuo que se estableció entre los jefes de Estado de estos dos países.

“Ustedes tienen un gobierno del pueblo y para el pueblo. Compartimos con usted, Presidente Bukele, el propósito de buscar el bienestar de la gente”, afirmó el Presidente de la República Popular de China, Xi Jinping, durante su reunión.

Li Zhanshu, presidente de la Comisión Permanente del Congreso chino, le dijo a Bukele, de 38 años de edad, que “al ser un Presidente tan joven, y con la mayor tasa de aprobación, confiamos en que el pueblo salvadoreño, tan valiente y laborioso, obtenga, con su liderazgo, Presidente Bukele, la calidad de vida que se merecen”.

Vale la pena contrastar estos resultados, con las amenazas que ha lanzado Tobias Bradford, Consejero de Asuntos Públicos de la embajada de Estados Unidos, cuando dice que “estamos evaluando si algunos de nuestros programas se podrían ver afectados por algunos de los acuerdos aceptados por el gobierno de El Salvador” con China.

Cuando los achichincles de la embajada de Estados Unidos que militan en la oposición salvadoreña se quejaron de que El Salvador no puede darse el lujo de “morder la mano de quien le da de comer”, etc., el Presidente Bukele envió el siguiente tuit: “Veo algunos opositores tratando de atacar la gigantesca cooperación que hemos conseguido de China, alegando que es una ‘trampa de deuda’. ¿Qué parte de ‘no reembolsable’ no entendieron? No es préstamo, sino donación. Y todas las construcciones serán propiedad de El Salvador”.

Nike