Guerra y paz, el personal del Consejo de Seguridad Nacional en contra de Trump

26 de noviembre de 2019

25 de noviembre de 2019 — En un artículo que le publicó el diario Washington Post el 24 de noviembre, el profesor John Gans de la Universidad de Pennsylvania, da luz sobre la batalla que le han dado al Presidente Trump por su política a favor de la paz, en este caso dentro del Consejo de Seguridad Nacional (NSC, en sus siglas en inglés).

“Primero, Trump llevó al Ala Oeste de la Casa Blanca puntos de vista increíblemente nada ortodoxos”, señala Gans, que es la manera como presenta la cooperación entre las potencias (ciertamente algo nada ortodoxo). “Y segundo, el poder del NSC creció enormemente durante las guerras que siguieron al 11 de septiembre, convirtiéndola en una fuerza difícil de domar”.

Gans escribió un libro sobre “el personal” del NSC, y en su artículo cita a Condoleeza Rice, quien le dijo en entrevista para su libro que ella se refiere a la agencia como un “NSC en tiempos de guerra”. Condoleeza Rice, junto con Cheney y Bush, duplicaron el personal de 100 personas a 200, para poder ocuparse de la guerra en Afganistán, luego en Iraq, y amenazaron con hacer la guerra a Corea del Norte, al tiempo que presionaron a Georgia y a los estados del Báltico a que se unieran a la OTAN. Barack Obama no cambió el NSC a “tiempos de paz”, sino que más bien duplicó de nuevo el personal llevándolo a 400 individuos, señala Gans, y “mantuvo [en su puesto] al ‘zar de la guerra’ de Bush, el teniente general Douglas Lute”. Obama “utilizó al personal del NSC de más de 400 personas para redefinir las guerras, incluyendo su intensificación de la guerra en Afganistán”.

Esta enorme fuerza “burocrática” hizo una revuelta inmediata en contra del teniente general Michael Flynn y contra los asistentes inmediatos de Flynn, a quienes llamaban los “Flynnstones” (los picapiedras), según Gans. “La pelea todavía continúa” en torno a Ucrania, escribe, entre Kashyap Patel, que ha asesorado a Ucrania de manera coherente con la política de paz de Trump, y el teniente coronel Alexander Vindman, quien quiere una pelea contra la “agresión rusa”.

El punto de vista de Gan es que “el nuevo Asesor de Seguridad Nacional de Trump, Robert O’Brien, está tratando de cambiar el modo en que trabaja el consejo [NSC]... Al reducir el personal y darle prioridad a la especialidad en las regiones en vez de la habilidad funcional, parece que O’Brien finalmente está sacando al CSN de su posición de tiempo de guerra”, concluye Gan.

Es interesante que O’Brien ha comparado el papel poco ortodoxo de Rudy Giuliani en la Casa Blanca con el que jugó Harry Hopkins en la Casa Blanca del Presidente Franklin D. Roosevelt, el administrador de un Nuevo Trato que se convirtió en el enlace entre Roosevelt y Churchill y Stalin en la década de 1940. (http://thewashingtonpost.newspaperdirect.com/epaper/viewer.aspx).