El monstruo de “Maidan” que se ha apoderado del gobierno de Bolivia

18 de noviembre de 2019

18 de noviembre de 2019 — Cuando se autoproclamó Jeanine Añez Chávez como presidente de Bolivia el 12 de noviembre, entró marchando ostentosamente al palacio Presidencial cargando una enorme Biblia sobre su cabeza, gritando al viento que “la Biblia regresó al palacio... Bolivia le pertenece a Cristo”. Luego que hizo la parodia de la juramentación se asomó al balcón con una Biblia más pequeña y gritó hacia el infinito: “para nosotros la Biblia es muy importante. ¡Nuestra fuerza es Dios, nuestro poder es Dios!”.

Añez es solo una pieza en el golpe de Estado contra el Presidente Evo Morales, que es una repetición del golpe de Estado en Ucrania desde la Plaza de Maidan en el 2014, con un componente de fascistas católicos fundamentalistas en el terreno, respaldados por el aparato global de cambio de régimen del “Proyecto Democracia”, cuyos operativos más prominentes son la Fundación Nacional para la Democracia (NED en sus siglas en inglés), la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID en sus siglas en inglés), el Departamento de Estado de Estados Unidos, la ultraderechista Human Rights Foundation y otras agencias como el “Centro para la Acción y Estrategias No-violentas Aplicadas” de Gene Sharp (CANVAS, en sus siglas en inglés), donde se han entrenado cuadros “a favor de la democracia” y por los cambios de régimen, provenientes de Venezuela, Bolivia, Hong Kong y Serbia, entre otros.

El informe que presentamos aquí de ninguna manera es exhaustivo, sin embargo identifica los siguientes elementos del golpe de Estado.

Primero, el aspecto católico fascista:

* El movimiento separatista independentista de Santa Cruz, encabezado por Luis Fernando Camacho, quien preside el Comité Cívico Pro Santa Cruz, y su aliado Rubén Costas, actual gobernador de Santa Cruz y fundador de la alianza opositora Unidad Demócrata (UD) a la que pertenece Añez Chávez. Camacho fue la cabeza visible del ataque violento contra las elecciones del 20 de octubre, y utilizó sus escuadrones de choque armados para atacar a los simpatizantes indígenas de Morales. En el 2005, cuando Costas era presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, dirigió un levantamiento para separar de la nación a las cuatro provincias del oriente de Bolivia (Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando, la llamada ‘media Luna’ boliviana) y crear un nuevo país.

Como señalaron Max Blumenthal y Ben Norton en un artículo publicado el 11 de noviembre en el portal “The Grayzone,” el multimillonario Luis Camacho, cuyas operaciones de “negocios” sospechosos fueron expuestos en los “Papeles de Panamá”, se preparó en la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), un grupo paramilitar fascista vinculado a intentos de asesinato contra Evo Morales. Los dos autores describen a la UJC “como la equivalente boliviana de la Falange Española, el grupo supremasista hindú en la India, [Rashtriya Swayamsevak Sangh] (RSS) y el batallón neonazi ucraniano Azov”. Su símbolo es una cruz verde, similar a los logotipos de los movimientos fascistas europeos. “Se conoce que sus miembros hacen un saludo tipo nazi del ’Sieg Heil’ [al estilo del ’heil Hitler’]”. La UJC se desplegó agresivamente en contra de los simpatizantes de Morales durante la violencia que desataron luego de las elecciones.

* Rubén Costas y la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), estuvieron implicados en el intento de asesinato a Morales en el 2009, cuyos participantes principales eran de ascendencia húngara y croata, vinculados a grupos fascistas de Europa oriental. Branko Marinkovic, un oligarca boliviano-croata de quien se sospecha tenía vínculos con el movimiento croata Ustashet, contribuyó con $200,000 a este intento de asesinato. Cinco años antes, cuando Marinkovic dirigía el Comité Cívico Pro Santa Cruz, tomó bajo su tutela a Luis Camacho. Un perfil de Marinkovic que fue publicado en el periódico New York Times en 2008, señala que también apoyaba las actividades de la UJC, al que caracteriza como “un brazo quasi-independente del comité que dirige el señor Marinkovic”. Las fuerzas de seguridad boliviana descubrieron y evitaron que se llevase a cabo el plan para asesinar a Morales en el 2009, y Marinkovic huyó a Estados Unidos en donde le dieron asilo político; de allí pasó a establecerse en Brasil donde se encuentra hoy. Inmediatamente luego del derrocamiento de Morales el 11 de noviembre, Marinkovic anunció que pronto regresaría a Bolivia. Tanto él como Luis Camacho, son fuertes simpatizantes del Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

El papel del Proyecto Democracia:

* El reclutamiento de “revolucionarios” a favor de los cambios de régimen: En un artículo que escribió el investigador Wyatt Reed en The Grayzone el 29 de agosto de 2019, hace hincapié en el papel del CANVAS, financiado, entre otros, por la Fundación Nacional para la Democracia (NED en sus siglas en inglés), el Instituto Republicano Nacional, y el Instituto Demócrata Nacional para Asuntos Internacionales (los dos pilares de la NED). CANVAS ha reclutado y entrenado a operativos para los cambios de régimen tales como los venezolanos Juan Guaidó y Leopoldo López, y la fanática boliviana opositora Jhanisse Vaca Daza, quien utiliza su posición de “activista del clima” para alimentar la histeria en contra de Morales fuera de las fronteras de Bolivia, acusándolo fraudulentamente de destruir deliberadamente partes de la zona oriental de Bolivia, como Santa Cruz, que fueron afectadas por los incendios en el Amazonas. El fascista Luis Camacho, y la pandilla de Santa Cruz utilizaron esto como un tema electoral en contra de Morales. Los grupos como “Rebelión contra la Extinción”, engendrado por los británicos, fueron desplegados para organizar manifestaciones en contra de Evo Morales frente a las embajadas bolivianas en Europa.

* La Escuela “Kennedy” de Harvard: Reed la describe como “un paraíso para los cuadros expatriados a favor de los cambios de régimen”. Entre sus antiguos alumnos y profesores se encuentran personajes claves del mentado “gobierno” de Guaidó, como Ricardo Hausmann (quien es ahora un alto consejero económico de Guaidó); Leopoldo López, mentor de Guaidó; Juan Ignacio Hernández y Carlos Vecchio, este último el “embajador” de Guaidó en Estados Unidos. Jhanisse Vaca estudió en la Kennedy School, y participó en su programa de “La dirección de los movimientos no violentos para el progreso social”.

* Human Rights Foundation (HRF): esta organización libertaria de ultraderecha, fue fundada por el oligarca venezolano Thor Halvorssen (primo hermano del violento líder de la oposición venezolana, Leopoldo López) y tiene vínculos con la montpelerinista Fundación Atlas; ha entrenado gente para que participe en las operaciones de cambio de régimen en diferentes naciones, y en el caso de Bolivia, nombró a Jhanisse Vaca Daza como gerente de su programa “Freedom Fellowships” (“becas para la libertad”), por sus notables credenciales de antiautoritarismo. El Freedom Fellowship le permitió a Vaca Daza fundar su movimiento ecologista “Ríos de Pie”, que la HRF describe como “uno de los principales movimientos de resistencia no violenta en contra del régimen autoritario de Evo Morales”. La HRF en su sitio electrónico presenta de forma prominente tanto los incendios en el Amazonas, como la afirmación que hace la Organización de Estados Americanos (OEA) de que Evo Morales cometió fraude en las elecciones del 20 de octubre de 2019.

En el sitio electrónico The Grayzone, Wyatt Reed menciona el informe de la corresponsal de la BBC de Londres, Laura Kuenssberg, quien estuvo en el 2014 en una sesión de entrenamiento de la HRF en el “Oslo Freedom Forum”. Kuenssberg lo describe como una “escuela para la revolución”, en donde aprendieron a “cómo tener éxito y tumbar gobiernos definitivamente” los dirigentes del Uyghur World Congress financiados desde Estados Unidos y los activista que encabezan el Occupy Central en las protestas en Hong Kong. Kuenssberg dice que “nos han dicho que muchos de los manifestante de Hong Kong fueron entrenados mucho antes de que salieran a las calles para utilizar acciones de carácter no-violento, como ellos las califican, como armas de destrucción masiva”.

Como señaló EIRNS el 6 de mayo de 2009, el representante en Bolivia en la Human Rights Foundation (HRF) en ese momento, Hugo Acha Melgar, fue acusado de estar involucrado en el intento de asesinato a Morales. El se reunió en múltiples ocasiones con Eduardo Rozsa, quien era el cabecilla del plan, y quien posteriormente murió en un intercambio de disparos con la policía boliviana que descubrió la conspiración.

* USAID: la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en su instructivo que se refiere a Santa Cruz y más ampliamente a Bolivia, se ha enfocado en temas como la "autonomía regional", "la descentralización", "el fortalecimiento de los valores democráticos", "fortalecimiento de la sociedad civil", etc. (Próximamente ampliaremos el expediente de estas redes fascistas).