Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Declaración de LaRouchePAC sobre el intento de asesinar a Julian Assange

9 de noviembre de 2019
assange-baw.jpg
Julian Assange (Foto: Newsonline).

5 de noviembre de 2019 —- Asesinar el testigo de un delito es la mayor obstrucción de justicia que puede haber, y ahora, precisamente eso se está perpetrando en suelo británico con la colaboración de funcionarios estadounidenses. Hay una persona viva y que posee los medios para desmentir rápidamente todo el fraude del Rusiagate que perpetraron las agencias de inteligencia británicas principalmente y los infiltrados británicos y elementos controlados por los británicos dentro de la comunidad de inteligencia estadounidense. Esta persona es Julian Assange. Assange fue la persona que recibió la información filtrada de los archivos del Comité Nacional Demócrata (CND) y de John Podesta, los cuales John Brennan y sus amigos alegan que fueron hackeados por los rusos, y que le fueron entregados a WikiLeaks como un plan para interferir en las elecciones del 2016 en favor de Donald Trump. Los Veteranos Profesionales de la Inteligencia por la Cordura (VIPS, en sus siglas en inglés) demostraron con una investigación forense que los archivos del CND fueron copiados, no fueron hackeados por medio del Internet por los rusos ni por nadie, como alegaba Robert Mueller. https://consortiumnews.com/2019/03/13/vips-muellers-forensics-free-findings/

Julian Assange ha dicho en repetidas ocasiones que él recibió archivos filtrados y que esos archivos no involucraban la participación de funcionarios del Estado ruso. El ofreció al congresista Dana Rohrabacher darle la evidencia que tenía, y el congresista compartió este ofrecimiento con el Presidente Donald Trump junto con la afirmación de Assange de que la fuente de esos documentos no eran los rusos. Los documentos muestran con gran detalle la subordinación de Hillary Clinton a Wall Street, todas las maldades que cometió la Fundación Clinton, y cómo el Comité Nacional Demócrata (CND) amañó las elecciones primarias de 2016 en contra de Bernie Sanders. Su veracidad hasta ahora no se ha disputado. Assange también ofreció poner esa evidencia a disposición del Departamento de Justicia de Estados Unidos, y se estaban llevando a cabo negociaciones para hacer posible esto, cuando el burócrata del Partido Demócrata, Mark Warner, incrustado entonces en la Comisión de Inteligencia del Senado, impidió que se llevase a cabo dicho testimonio..

Actualmente Assange está preso en la Prisión de Belmarsh en Londres, el calabozo que tiene su majestad designado para los criminales más peligrosos en Inglaterra. Está detenido bajo una acusación estadounidense por conspirar con Chelsea Manning, con relación a los documentos militares vergonzosos de Estados Unidos que ella dio a conocer, hace tiempo atrás en el 2010. Han estado trabajando en esta acusación desde el 2017, justo luego de las conversaciones entre Assange y Rohrabacher, y la acusación se presentó a un gran jurado estadounidense justo luego de que el sicario judicial Robert Mueller terminó su campaña fraudulenta contra el Presidente de Estados Unidos en abril del 2019.

Cuando se dio curso a la acusación, Assange fue forzado a salir de la embajada de Ecuador en Londres, país que le había dado asilo, lo arrestaron y llevaron a Belmarsh, para esperar ser extraditado a Estados Unidos. Nils Melzer, relator de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre Tortura y otros Tratos o Castigos Crueles e Inhumanos, advirtió el 1º de noviembre en una declaración sobre la condición de Assange: “A menos de que el Reino Unidos cambie con urgencia este rumbo y remedie su situación inhumana, la continua exposición del señor Assange a las arbitrariedades y abusos podría muy pronto terminar costándole su vida”.

Melzer se había reunido con Assange el 9 de mayo, luego de lo cual exigió que se tomaran inmediatamente medidas para proteger la salud y la dignidad de Assange. “A pesar de la urgencia médica de mi petición, y la gravedad de las violaciones declaradas, el reino Unido no ha tomado ninguna medida ni de investigación, ni de prevención y remedio que exige el derecho internacional”, recalcó Melzer. Assange “sigue detenido bajo condiciones opresivas de aislamiento y vigilancia, que su estatus de arresto no justifican”, dijo. Melzer también atacó el papel de Estados Unidos: “Mientras que el gobierno de Estados Unidos enjuicia al señor Assange por publicar información sobre graves violaciones a los derechos humanos, como tortura y asesinato, los funcionarios responsables de estos crímenes siguen gozando de impunidad”. Y “pese a la complejidad de las acusaciones en su contra, por parte del gobierno más poderoso del mundo, se ha impedido de manera severa al señor Assange el acceso a la defensa y a los documentos pertinentes”. Esto, dijo Melzer, ha perjudicado de hecho “sus derechos más fundamentales para poder preparar su defensa”.

Este llamado del Relator de la ONU plantea que es responsabilidad de todos los Estados miembros de la ONU tomar medidas para detener esta atrocidad política. Quienes echaron a andar esta operación deben perder su empleo o ser enjuiciados como parte de la investigación que está haciendo el fiscal estadounidense John Durhamn. Esto es verdaderamente una prueba para determinar si el Departamento de Justicia de estados Unidos puede asumir algún grado de honorabilidad.

El ex embajador británico, Craig Murray, estuvo en la presentación de Assange ante el tribunal el 21 de octubre, para una audiencia de extradición. En su blog Murray escribió: “Antes de entrar en la falta flagrante de un proceso justo, lo primero que debo señalar es la condición en la que se encontraba Julian. Me impresionó enormemente solo ver cuánto peso ha perdido mi amigo, la velocidad con lan que ha perdido su cabello, y la aparición de un envejecimiento prematuro y sumamente acelerado. Tiene una cojera pronunciada que yo no le había visto antes. Desde que lo arrestaron ha perdido más de 15 kilogramos de peso. Sin embargo su apariencia física no era tan impresionante como su deterioro mental. Cuando le pidieron que diera su nombre y día de nacimiento, fue evidente que tuvo que hacer mucho esfuerzo por varios segundos para recordarlos”. La audiencia, dijo Murray, lo convenció de la advertencia que había hecho Melzer, el relator de la ONU, en el sentido de que Assange había sido torturando. (Puede ver aquí el relato de Murrey sobre la audiencia, el cual solicita que circule ampliamente:

https://www.craigmurray.org.uk/archives/2019/10/assange-in-court/)

Apelamos a los ciudadanos de todas las naciones a que se unan a la campaña internacional que están llevando a cabo muchas organizaciones para dar a conocer la verdad sobre este horrible crimen de las agencias de inteligencia, y salvar la vida de Assange.