Chile completamente convulsionado con manifestaciones a nivel nacional

21 de octubre de 2019

21 de octubre de 2019 — Las protestas que comenzaron el 17 de octubre en Santiago, al parecer en torno del tema de la subida de precio de los pasajes del metro, se han extendido al menos a otras ocho ciudades a nivel nacional, en donde se manifiesta un furia muy arraigada contra el dizque exitoso modelo de libre mercado de los “Chicago Boys”, impuesto en 1973.

A pesar de que el 18 de octubre el Presidente Piñera impuso estado de emergencia, seguido por un toque de queda que se declaró la noche del sábado 19, las protestas han aumentado y se han hecho cada vez más violentas, con saqueos, quema de automóviles y protestas escandalosas con pailas y sartenes en muchas ciudades. La policía y el ejército han respondido a las manifestaciones reprimiendo severamente, y al menos 5 personas han fallecido. Según un corresponsal del periódico argentino Clarín, Santiago parece una “ciudad de posguerra luego de un bombardeo”.

El Presidente Sebastián Piñera ya se retractó del anuncio de incremento del precio de pasajes del metro, y está tratando desesperadamente de resolver la situación; sin embargo, como señalan varios comentaristas, estas protestas no son solo por el aumento del costo de metro, sino más bien por años de furia acumulada ante un modelo económico que aumentó la pobreza y para la mayoría de la población destruyó los derechos de los trabajadores y de los ciudadanos. Las pensiones y los sueldos son una miseria; servicios sociales fundamentales como la educación, el servicio de salud y el seguro social están privatizados, y son prohibitivamente costosos, en tanto la seguridad mínima del empleo y las prestaciones no existen.

De este modo las consignas de las protestas nacionales son “dignidad”, “venganza”, y una denuncia de la corrupción generalizada entre la clase “empresarial”.