La industria forestal sueca atacada por la adopción de las propuestas de Carney

17 de octubre de 2019

15 de octubre de 2019 — La primera reacción a la política “fiscal” de la Unión Europea sobre la las emisiones de CO2, salió a la luz pública en una artículo editorial escrito por dos empleados bancarios en el periódico Svenska Dagbladet el 14 de octubre. Los autores se refieren al tratamiento que se da a la industria de la silvicultura sueca en la propuesta fiscal que hizo “un grupo de expertos de la Unión Europea” recientemente, pero no muy conocida, para la industria de bosques. El criterio para ser aprobado como verde por los expertos del grupo es que el bosque se mantenga como tal y que no sea cosechado. El bosque incólume contiene CO2, y si se cortan árboles, supuestamente se libera el CO2 y eso es nocivo para el clima.

Los autores del artículo, Per Lindblad, director ejecutivo del Banco Landshypotek, y y Martin Kihlberg, representan un banco que se especializa en dar financiamientos a largo plazo para la industria de bosques y a la agricultura. Ellos señalan el hecho de que la silvicultura activa en Suecia ha llevado a que se dupliquen los bosques suecos en los últimos 100 años. Ellos dicen que la imposición de informar la emisión de CO2 en los bosques será una carga administrativa muy pesada para los dueños de bosques pequeños (de menos de 20 hectáreas).

Señalan que esta norma va a dificultar enormemente dar créditos para la silvicultura, que para Suecia es una industria muy importante.

https://www.svd.se/eu-forslag-odesdigert-for-sveriges-skogsbruk/om/naringsliv:debatt