Siria restablece su soberanía sobre la zona nororiental siria, gracias a Trump y a Putin

16 de octubre de 2019

14 de octubre de 2019 — Parece ser que por fin emerge un cambio de paradigma, que los rusos vienen impulsando por meses, en la zona norte de Siria. Las tropas del gobierno sirio se dirigen hacia la frontera sirio-turca, y banderas sirias hondean por toda la provincia de Raqqa y Hasakah. Las tropas sirias entraron en la ciudad de Manbiy y en el pueblo de Ayn Issa, y se están dirigiendo hacia la ciudad de Kobani, en la frontera con Turquía en el oeste de la región, y se encuentran también en Tal Tamr en el oriente. Las tropas sirias entraron en la ciudad de Raqqa y tomaron la base aérea de Taqba a algunos kilómetros hacia el oeste.

La Agencia Árabe de Noticias (SANA), informó que en la ciudad de Hasakah y en otros lugares están celebrando la noticia de los acuerdos entre las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) respaldadas por Estados Unidos y el Gobierno de Damasco. En los colegios sirios e instituciones enarbolaron la bandera nacional de Siria, y cuando las tropas sirias llegaron a la ciudad de Hasakah, la población las recibió con vítores. Lo que está previsto es que el ejército sirio llegue a estas zonas para hacer lo que debe, garantizar la seguridad de la frontera con Turquía y defender a todos los sirios, independientemente de la identidad étnica o sectaria.

En última instancia, lo que está claro es que se restablece la soberanía siria en la tercera parte del noreste del país, lo cual hace posible ahora la resolución de la inestable situación en la zona. Esto fue posible gracias a las acciones recientes tomadas por el Presidente Donald Trump para retirar las tropas estadounidenses de Siria, y por el Presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Como se informara anteriormente, el secretario de Defensa, Mark Esper, anunció el domingo 13 en el programa Face the Nation de CBS que Estados Unidos retiraría 1,000 soldados del norte de Siria, justo antes de que fuera anunciado el acuerdo entre el gobierno de Damasco y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) que respaldaba Estados Unidos. Lo que no está claro todavía es a dónde se van a desplegar esas tropas, y Esper no dijo para cuándo está programado que comiencen a salir del país, sin embargo parece que solo tomaría unos pocos días. Esper, a diferencia del ex secretario de Defensa James Mattis, defendió la retirada de las tropas.

Un funcionario kurdo de alto nivel, Badran Jia Kurd, le dijo a la agencia noticiosa Reuters que se había llegado a un acuerdo “militar preliminar” con Damasco para que las fuerzas del gobierno entren a las zonas fronterizas de la ciudad de Manbij al oeste de Derik, alejada 400 kilómetros (250 millas) hacia el noreste. Según dijo, el acuerdo está limitado a los despliegues del ejército a lo largo de la frontera, y las dos partes discutirán sobre asuntos políticos más adelante. Además el acuerdo va a garantizar que puedan recuperarse zonas como Afrin, que hasta el momento están controladas por grupos de milicias respaldadas por Turquía, dijo Reuters.

Según la agencia UPI, el acuerdo es producto de tres días de negociaciones entre Damasco y las FDS, con la mediación de Rusia. Dmitry Peskov, vocero de la Presidencia de Rusia, confirmó esta mañana que Moscú también continúa las pláticas con los turcos.

“Las autoridades rusas y turcas se han mantenido en contacto” en torno a este tema, dijo Peskov, según informó la agencia de noticias TASS. Recordó que Putin y el Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y los dos diplomáticos de más alto nivel de los dos países hablaron por teléfono recientemente. Más tarde el mismo día, Hulusi Akar, ministro de Defensa de Turquía, habló por teléfono con su homólogo ruso, Sergei Shoigu.

“Hablamos sobre lo que es necesario hacer [en Siria] para coordinar actividades y desarrollarlas de manera apropiada”, dijo Akar luego, pero no hizo mención alguna sobre la operación turca, informó la Agencia Anadolu.

Las fuerzas turcas continúan con su ofensiva y han tomado el control de una parte de la carretera M4 este-oeste, que se extiende alrededor de 60 kilómetros al oeste de Ras al Ayn. Sin embargo, Al Masdar News, al citar la versión árabe de Sputnik, informa que Erdogan dijo que no ve problema en que las fuerzas sirias entren a Kobani. Erdogan también comentó que sus pláticas con el Presidente Vladimir Putin sobre la situación en el norte de Siria fueron “positivas”. A pesar de algunas quejas en los medios de comunicación corporativos occidentales, no se espera que haya conflicto entre las fuerzas sirias y el ejército turco, aunque unidades del ejército sirio están peleando en contra de grupos de milicias que reciben apoyo turco en la zona de Manbij. Esto es parte del Ejército Sirio Libre, que fue originalmente armado y entrenado por la CIA, cosa que el Presidente Trump detuvo un poco después de que llegó a la Presidencia.