Las inyecciones de dinero de la Reserva Federal indican que “hay algún tipo de emergencia”

10 de octubre de 2019

10 de octubre de 2019 — Uno o más de los grandes bancos estadounidenses o extranjeros que sirven de “corredores primarios” para la Reserva Federal de Nueva York, se hallan en grandes problemas, según informan Pam Martens y Russ Martens en su blog Wall Street in Parade, del lunes 7 de octubre. “Esa es la única conclusión razonable que se puede sacar del anunció que dio la Reserva Federal el viernes 4, de que ampliará su programa de inyección de dinero a Wall Street hasta el 4 de noviembre, cuando menos... Así que, ciertamente parece que hay algún tipo de ‘emergencia’ ”.

Este artículo de los Martens es el último de una serie que han publicado sobre el inminente estallido del sistema financiero, en tanto que enfrenta una situación similar a la de 2008, o peor. “La operación de la Reserva Federal para canalizar dinero que comenzó abruptamente el 17 de septiembre”, es muy parecido a lo que hizo la Reserva de manera secreta “durante los primeros días del crac de 2008, en un momento en que también se rehusó a dar los nombres de los bancos que recibían el dinero”.

Como todo lo demás en el sector financiero transatlántico, en la década que va desde el último crac, ha habido una creciente concentración en unos cuantos bancos, mientras que la insolvencia se ha empeorado. Los “corredores primarios” de la Reserva son bancos que realizan operaciones de mercado abierto con la Reserva Federal de Nueva York, y por contrato están obligados a comprar certificados de la Tesorería de EU en cada subasta que sale al mercado. “En 1988 había 46 corredores primarios. Para 1999, el número se redujo a 30. Actualmente, quedan 24. Un gran número de esos corredores primarios son las entidades de los bancos extranjeros que operan con títulos valores”.