Trump quiere salirse de Siria, y Turquía amenaza con invadir la zona noreste de Siria

9 de octubre de 2019

8 de octubre de 2019 — Luego de una conversación telefónica entre el Presidente Donald Trump de EU, con el Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, dijo que Estados Unidos no apoya ni se opone a la operación de una “zona de amortiguación” militar que propone Turquía en el norte de Siria. La decisión, y la declaración de Trump sobre la salida de Siria, sacó de sus casillas a todos los geopolíticos de Washington de todos los colores y partidos, en batallones, contra Trump, quien tuiteó que castigaría severamente a Turquía económicamente si la operación militar “se sale de línea” o no mantiene a los terroristas capturados del EIIS prisioneros en el noreste de Siria.

“Turquía avanzará pronto con su operación largamente planificada en el norte de Siria”, dice la declaración de la Casa Blanca. “Las fuerzas armadas de Estados Unidos no apoyarán ni participarán en la operación, y las fuerzas de Estados Unidos, luego de haber derrotado al ‘califato’ territorial del EIIS, ya no permanecerán en la zona inmediata”.

“El gobierno de Estados Unidos ha presionado a Francia, Alemania, y otras naciones europeas, de donde provienen muchos de los combatientes del EIIS capturados, para que los lleven de vuelta a sus lugares de origen, pero ellos no los quieren y se han rehusado. Estados Unidos no los va a mantener por lo que podrían ser muchos años y a grandes costos para los contribuyentes de Estados Unidos. Turquía será ahora responsable de todos los combatientes del EIIS en la zona capturados durante los últimos dos años en la secuela de la derrota del ‘califato’ territorial a manos de Estados Unidos”, señala el comunicado.

Erdogan y Trump acordaron reunirse en Washington este noviembre próximo. Asimismo, intercambiaron opiniones sobre el plan de Turquía para crear una “zona de seguridad” de 30 kms en Siria. Durante un discurso en una reunión de su Partido Justicia y Desarrollo (AKP), Erdogan criticó al gobierno de Estados Unidos por no obedecer las órdenes de Trump para salir del país, en la cuestión de la zona al este del Eufrates. Trump planteó la cuestión del retiro, pero no obstante la gente a su lado no siguió las instrucciones, dijo Erdogan. También criticó el apoyo armado del gobierno de Estados Unidos a las llamadas “Unidades de Protección del Pueblo” integrado en su mayoría por curdos sirios, a quienes Ankara considera que son el brazo sirio del Partido de los Trabajadores de Kurdistán, que es ilegal en Turquía.

Una incursión turca en Siria, a la que Erdgoan ha bautizado como “Operación fuentes de paz”, amenaza con crear muchos mayores problemas para Turquía de los que pretende resolver. Aunque Turquía sostiene que allanará el camino para el regreso de los refugiados, han surgido temores de que va a crear una nueva ola de refugiados. La mejor manera de estabilizar la situación en Siria es que Turquía inicie pláticas con el gobierno sirio en Damasco para empezar a trabajar en una solución permanente. Erdogan se niega a esto, pero el dirigente del partido de oposición turco, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), Kemal Kilicdaroglu, planteó que Turquía inicie un diálogo con el gobierno sirio para resolver finalmente el conflicto en Siria.

“Si defiendes la integridad territorial de Siria, y si quieres terminar con la guerra civil, vas a platicar con el gobierno de Damasco”, dijo Kilicdaroglu en una reunión del partido en la Provincia de Bolu en el Mar Negro. El partido CHP tienen relaciones excelentes con el partido gobernante de Siria, el Partido Socialista Árabe Ba’ath y podría facilitar las relaciones entre los dos gobiernos si lo solicitara Erdogan.