Gracias al Fondo Monetario Internacional, la pobreza en Argentina llegó a su punto más alto

3 de octubre de 2019

3 de octubre de 2019 — Cuando el Presidente neoliberal de Argentina, Mauricio Macri, asumió la presidencia en diciembre del 2015, prometió que iba a llevar la pobreza a cero, y hasta llegó a decir que su gobierno deberá ser juzgado en función del éxito en alcanzar esa meta.

Hoy, no solo Macri no logró lo prometido, sino que además bajo sus políticas de austeridad dictadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la pobreza aumentó dramáticamente. En el 2015 había un 29% de pobreza. Según los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), su Encuesta Permanente de Hogares (EPH), muestra que la tasa de pobreza hoy es de 35.4% de una población de 45.1 millones de personas, o sea, 15.8 millones de pobres, más de la tercera parte de la población. Esta es la tasa de pobreza más alta desde el 2001, que fue cuando explotó la crisis económica en Argentina, y sucede en un país que tiene inmensos recursos agrícolas y un gran potencial industrial. Al final del 2018, la tasa de pobreza se mantuvo en un 32% de la población.

Lo que es sorprendente en este informe es la forma tan dramática en que ha aumentado la pobreza solo en el período de seis a doce meses pasados, que se corresponde con el deterioro de los indicadores económicos más importantes, como el empleo, la inflación y la producción industrial. En los últimos 12 meses, 3.25 millones de personas pasaron a ingresar las filas de la pobreza. El número de personas que vive en extrema pobreza, personas que ni siquiera pueden satisfacer las necesidades básicas, aumentó de un 6.7% a un 7.7% en los últimos seis meses. Hace un año esa cifra era de 4.9%, según informó el periódico Buenos Aires Times. Para las personas que viven en las zonas urbanas, el número de personas pobres aumentó de 11.2 millones hace un año, a 14.4 millones hoy. En el Gran Buenos Aires (GBA), se considera que 4 de cada 10 personas son pobre (39.8%). En la ciudad de Buenos Aires, la tasa de pobreza es de 14.3%.

Jorge Todesca, director del INDEC informó que un 25.4% de los hogares a lo largo del país no pueden cubrir sus necesidades básicas. El desempleo de jóvenes es evidente; la pobreza de quienes tienen 15 años o menos se encuentra en un 52.6%; entre las edades de 15 y 29 es de 42.3%. La pobreza afecta al 10.4% de los jubilados.

Hernan Lechter, economista del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), también hace referencia a que la encuesta del INDEC fue terminada antes de que el peso se devaluara un 20% que ocurrió luego de las primarias del 11 de agosto. Por lo tanto, advierte que las cifras dadas por el INDEC deben verse solo como la “base” de la crisis posprimarias. Para finales de año, es posible que las cifras de pobreza aumenten todavía más.