El New York Times intenta detener la investigación sobre el imperio que ha iniciado el Procurador General William Barr

3 de octubre de 2019

2 de octubre de 2019 —- El periódico New York Times, haciendo honor a su reputación como la cloaca periodística más traicionera de Estados Unidos, trata de sabotear la investigación al traicionero intento de golpe de Estado dirigido por los británicos en contra del Presidente Donald Trump, y ahora quiere meter otra llamada telefónica de Trump a otro jefe de Estado, en este caso al primer ministro de Australia, Scott Morrison. Bajo el titular de “Trump presionó al líder australiano para que ayudase a Barr a investigar los orígenes de la indagatoria de Mueller; la plática fue otro ejemplo de cómo el Presidente utiliza la diplomacia estadounidense para posible ganancia personal”. En una demostración de que todavía hay traidores en la Casa Blanca o acechando desde cerca, el New York Times hace referencia a “dos funcionarios estadounidenses que tenían conocimiento de esa llamada”.

“La discusión del señor Trump con el primer ministro de Australia, Scott Morrison, muestra que el Presidente está utilizando diplomacia de alto nivel para favorecer sus intereses políticos. La discusión con el señor Morrison deja ver hasta qué punto considera el señor Trump, que el fiscal general es un socio importante: El Presidente está utilizando las facultades de la aplicación de leyes federales para ayudar a sus perspectivas políticas, saldar cuentas con lo que él percibe que son sus enemigos del ‘Estado profundo’ y mostrar que la investigación de Mueller tuvo orígenes corruptos y partidistas”. Eso, por supuesto, es ya bastante obvio.