Británicos sugieren provocar fuga de capitales de China para acelerar crisis en Hong Kong

14 de septiembre de 2019

13 de septiembre de 2019 — En un artículo que publicó primero el diario británico Financial Times, el 29 de agosto, el autor David Lubin, del Real Instituto de Asuntos Internacionales de la corona británica, experto en economía global y finanzas, presenta una serie de supuestos motivos por los cuales China estaría recelosa de devaluar el renminbi. Dice que hasta ahora China ha dejado que el renminbi se devalúe en un 4% desde principios de agosto, como respuesta a la guerra comercial con Estados Unidos, y luego enumera una serie de “motivos” por los que la devaluación podría ser contraproducente a China.

“El riesgo posiblemente más autodestructivo que tiene China para considerar, es que un renminbi más débil podría desestabilizar la cuenta de capital de China, provocando una salida de capitales que dejaría a los planificadores chinos muy incómodos. De hecho, ya hay evidencia de que los residentes chinos se sienten menos confiados de que el renminbi sea un valor seguro para guardarlo, ahora que no hay ya una sensación de que la moneda está destinada a subir de valor frente al dólar. La mejor ilustración de esto se ve en el renglón de ‘errores y omisiones’ en la balanza de pagos de China, que es el renglón que refleja la fuga de capitales no contabilizados. Durante los últimos años estas fugas han venido aumentado mucho, con un promedio de $200 mil millones de dólares al año durante los últimos cuatro años calendarios, o casi el 2% del PIB, y alrededor de $90 mil millones de dólares en los primeros tres meses de 2019 solamente. Estas son cifras que dan miedo”.

Lubin vincula esto a la revolución de color que tienen los británicos en Hong Kong:

“Nadie sabe en realidad con precisión por medio de qué mecanismo se ha acelerado la fuga de capitales desde China en los años recientes, pero un candidato muy bueno es el turismo. Los gastos de los turistas chinos al exterior se han elevado mucho en los años recientes, y ese aumento es muy parecido al aumento en los errores y omisiones. Así que la sospecha debe ser que el flujo creciente de turistas chinos (casi de la mitad de estos el año pasado viajaron simplemente a Hong Kong donde no hay control de capitales y a Macao) está creando oportunidades para una fuga de capitales no registrada. Esto plantea la posibilidad perturbadora, de que la manera más efectiva para que China devalúe el renminbi sin que haya una fuga de capitales contraproducente sería frenar al mismo tiempo la salida de turistas chinos”.