La “calma” relativa de los mercados argentinos esconde problemas profundos

5 de septiembre de 2019

4 de septiembre de 2019 – Luego de que se puso en efecto antier el control de cambios anunciado el 1º de septiembre, la moneda argentina se fortaleció un poquito: llegó a 58 pesos por dólar, comparado con los 62 pesos por dólar del 30 de agosto. Pero muy poco se ha estabilizado. El martes 3, el índice Merval del mercado de valores local cayó un 11.5%, mientras el mercado de acciones y bonos argentino en Wall Street se cayó un 8.9%.

Reina la incertidumbre. El Presidente Mauricio Macri no ha dicho ni una sola palabra en público, desde que anunció el control de la moneda, dejando que su ministro de Finanzas, Hernán Lacunza, y el presidente del Banco Central Guido Sandleris, dieran todas las explicaciones. Macri decidió no presentarse en la celebración anual del Día de la Industria, y en su lugar envió a su ministro de Producción, Dante Sica, para que le hiciera frente a los empresarios enfurecidos por la debacle económica causada por las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La agencia noticiosa Bloomberg señaló el martes 3 que si los bonos argentinos se siguen depreciando –actualmente se están comerciando entre 38 y 40 pesos por dólar—muy pronto los fondos buitres se lanzarán sobre ellos, “dado que de nuevo Argentina se ve como un blanco fácil para los fondos que se especializan en extraerle el valor a los activos atribulados”.

Según el periódico Página 12, el 30 de agosto hubo una trifulca en la reunión “informal” de los directores ejecutivos del FMI, que se llevó a cabo para discutir la situación de Argentina. Suecia, Holanda e Italia se opusieron a desembolsar la próxima parte de $5,400 millones de dólares del préstamo del FMI a Argentina, alegando que Macri no ha cumplido con los términos del acuerdo de contingencia de $57 mil millones de dólares. Ellos recomendaron esperar hasta que el nuevo gobierno asuma la Presidencia para ver cómo se ven las cosas. Estados Unidos apoya la entrega de los fondos a Argentina. Aparentemente, varios miembros de la junta directiva del FMI criticaron la “flexibilidad” con la que el Fondo abordó la situación de Argentina, que contrasta con el tratamiento mucho más duro que dan a otros países. Aunque, todavía está por verse si se entregarán los $5.4 mil millones de dólares.