Sínodo de Obispos de la Amazonía se llevará a cabo en octubre, en Roma

2 de septiembre de 2019

2 de septiembre de 2019 –- Del 6 al 27 de octubre el Vaticano será anfitrión en Roma del “Sínodo de Obispos de la Amazonía”, el cual anunció el Papa Francisco en el 2017, y que ahora está programado para que juegue su parte en crear confundir y arriar a la gente a un estado mental de “emergencia ambientalista” coherente con el plan financiero eco-fascista.

El calendario de otoño del programa eco-fascista contempla —además de los eventos de septiembre sobre el calentamiento global en las Naciones Unidas en Nueva York—- la Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC en sus siglas en inglés) el 16 y el 17 de noviembre en Chile, cuyo programa el gobierno chileno pretende vincular con las sesiones previas a la reunión del COP25, que ser realizarán del 25 al 30 de noviembre en Santiago de Chile, que y luego la cumbre del COP25 propiamente que se llevará a cabo del 2 al 13 de diciembre en el mismo lugar. La COP es la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

El documento preparatorio para el cónclave que tendrá el Vaticano en octubre se dio a conocer en junio (Amazonía: Nuevos caminos para la iglesia y para la ecología integral, Cinisello Balsamo, Ediciones San Pablo, 2019), que presenta los múltiples temas del programa del sínodo, uno de los cuales relata puros cuentos de horros sobre la ecología del Amazonas. Hay toda una sección en el documento que plantea que “desde un punto de vista ambientalista, el Amazonas es un pulmón del planeta y uno de los lugares de mayor biodiversidad en el mundo”.

Una figura clave en el próximo Sínodo será el cardenal Claudio Hummes, de Brasil, quien viene haciendo llamados por un “nuevo modelo de desarrollo” que esté al servicio de las triibus del Amazonas. El documento asegura que en los bosques húmedos del Amazonas, “se ha desencadenado una enorme crisis a consecuencia de la prolongada intervención humana, en la cual impera ‘una cultura de desperdicio’ y una mentalidad extractivista. El Amazonas es un espejo de toda la humanidad, que, para la defensa de la vida, necesita de cambios estructurales y personales de parte de todos los seres humanos, las naciones, y la Iglesia”.

Muchos otros líderes eclesiásticos atacan este punto de vista; hay un clamor en el mundo en contra de la orientación del sínodo, el que según dicen ellos, además incluye la aprobación de los matrimonios de sacerdotes y otros planes teológicos liberales.

Desde mediados de agosto, al mismo tiempo en que el Presidente Macron de Francia, hizo un llamado a que el G7 tomara medidas urgentes sobre el Amazonas, se comenzaron a realizar reuniones preparatorias para el sínodo en Suramérica. Un artículo publicado en la agencia de noticias estadounidense, Catholic News Service el 26 de agosto, se titula, Wildfires Point to the Urgency of Upcoming Amazon Synod, Bolivian Bishop Says. Los “temas” que se esperan de Bolivia incluyen, dice el artículo, “migraciones de las tierras altas de los Andes a la región del Amazonas, la expansión de la agricultura y la ganadería, y ayudar a los jóvenes a mantener los valores cristianos”. Además “la ayuda para obtener tractores u otros equipos para ayudar a los agricultores a preparar sus campos y que no tengan que utilizar el fuego”, que según la nota plantea el obispo Eugenio Coter, del norte de Bolivia.