Se agudizan las tensiones en Cachemira; China pide cautela

8 de agosto de 2019

8 de agosto de 2019 — Como era de esperar, la situación interna en la Cachemira bajo control de India, se está calentando luego de que el gobierno indio decidió revocar el estatus especial de la provincia. La medida no solo ha generado firmes protestas desde Pakistán, sino también de China, que es frontera de ambos y reclama también parte de Cachemira. Según los informes de prensa, se han desplegado miles de efectivos militares hacia la región que ha sido sometida a un estado de emergencia, en el cual han cortado las líneas telefónicas y de Internet.

El miércoles 7, el gobierno de Islamabad anunció que expulsaría al embajador de India, Ajai Bisaria. El comercio bilateral se ha suspendido también.

El lunes 5 de agosto, las autoridades indias detuvieron a tres dirigentes políticos de Cachemira, y se les designó como amenaza para la paz y se les confinó a una casa de seguridad oficial. Entre los detenidos se cuenta los ministros Mehbooba Mufti y Omar Abdullah, junto con el dirigente del partido regional, Sajad Lone.

El martes 6, se manifestaron unas 500 personas en Muzaffarabad, la ciudad más grande de la Cachemira pakistaní.

El lunes 5, el gobierno de Pakistán protestó por la medida de revocar el estatus autónomo de la región, y declaró que “Pakistán ejercerá todas las opciones posibles para contrarrestar las medidas ilegales”.

La oposición india en el Partido del Congreso declaró que la maniobra constituye una “medida catastrófica”.

El lunes 5, el primer ministro pakistaní, Imran Khan, anunció que denunciarán la medida de India ante el Consejo de Seguridad de la ONU, y declaró que “quiero dejar en claro que vamos a pelear esta cuestión en todos los foros, como el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”.

“Si el mundo no actúa hoy... Si el mundo en desarrollo no hace valer sus propias leyes, entonces las cosas van a pasar a una situación en la que nosotros no somos responsables”, agregó Khan. Advirtió del peligro de que la medida genere una reacción violenta desde Cachemira en India, lo cual llevaría a una situación peligrosa entre Pakistán e India.

Las fuerzas armadas pakistaníes emitieron una declaración también. “Pakistán nunca reconocerá el esfuerzo impostor indio de legalizar su ocupación” de la región en disputa, declaró el mayor general Asif Ghafoor.

El parlamento pakistaní se encuentra debatiendo la manera en que debe responder Pakistán.

China también atacó la decisión india, dado que afecta también sus intereses. La vocera del Ministerio del Exterior chino, Hua Chunying, dijo que “China está seriamente preocupada por la situación actual de Cachemira”. En particular, expresó que la oposición de China a la medida de India de quitar a la región de Ladakh de Cachemira, y designarla como parte del territorio federal indio. Ladakh hace frontera con Aksai Chin, que es un territorio en disputa entre China e India, y actualmente se encuentra ocupado por China. “China se ha opuesto siempre al acceso del lado indio del territorio chino en la sección occidental de la frontera indio-china a la jurisdicción administrativa de India”, dijo Hua Chunying. “Esta postura es firme y congruente y no ha cambiado nunca. Recientemente, el lado indio ha persistido en dañar la soberanía territorial de China al modificar de manera unilateral la forma de leyes locales. Esta práctica es inaceptable y no tendrá ningún efecto”, agregó al tiempo que urgió a India “a ser cautelosa en la cuestión fronteriza, ajustarse estrictamente a los acuerdos pertinentes alcanzados entre las dos partes, y evitar tomar medidas que compliquen más la cuestión fronteriza”.

Washington ha exhortado a que se respeten los derechos e hizo un llamado a mantener la paz a lo largo de la frontera en disputa en Cachemira.

No se puede subestimar el peligro potencial inherente en esta situación. Después de todo, estos tres países, China, India y Pakistán, son potencias nucleares.