8,700 científicos exigen se restaure la infraestructura científica argentina, que fue arrasada por el neoliberalismo

6 de agosto de 2019

6 de agosto de 2019 — El pasado 31 de julio, 8,700 científicos argentinos, investigadores, y maestros emitieron una declaración en respaldo de la candidatura presidencial de Alberto Fernández, ex jefe de gabinete de la entonces Presidente Cristina Fernández de Kirchner, quien lo acompaña como candidata a vicepresidente en la misma fórmula. La primera ronda de las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en octubre.

La carta denuncia el desmantelamiento de la infraestructura científica argentina bajo el régimen neoliberal de Mauricio Macri, quien desde que llegó a la presidencia en el 2015, ha recortado de forma brutal el presupuesto para cada una de las más importantes instituciones científicas y de educación, lanzando a los científicos a las calles y forzando a muchos de ellos a considerar la necesidad de dejar el país, tal y como hicieron grandes números en la década de 1990, en la plenitud del neoliberalismo.

Durante su presidencia, Macri eliminó el Ministerio de Ciencia y Tecnología –-porque según él no era necesario— lo cual Alberto Fernández prometió restaurar en caso de ser electo. En su carta los científicos dicen: “Queremos contribuir, con nuestro voto y nuestra voz, a un contundente triunfo electoral [de la fórmula Fernández-Fernández] que cierre definitivamente la etapa de restauración conservadora abierta en 2015 [con la llegada de Macri al gobierno], que condena a nuestro país al atraso, al endeudamiento y a la pobreza”. Los científicos afirman que “Queremos colaborar en la recuperación e impulso a un modelo de desarrollo productivo y sociocultural que promueva la inclusión y la justicia social, apoyándose en la ciencia, la tecnología y el conocimiento generados en nuestro país”.

En una declaración reciente, que fue reportada por el periódico Pagina 12 el 14 de julio, Alberto Fernández declaró que “las sociedades más ricas, no son las que tienen petróleo, son las que tienen inteligencia. Son las que nunca renunciaron a la ciencia y la tecnología y las que se avergüenzan cuando un científico se va porque no tiene dónde desarrollar su investigación”.