Ratcliffe retiró su postulación para la DNI

4 de agosto de 2019

2 de agosto de 2019 — Finalmente, el representante republicano de Texas, John Ratcliffe, no será postulado por Trump para Director de Inteligencia Nacional, como había anunciado originalmente. El viernes 2 de agosto, Ratcliffe mismo envió un tuit en donde anunció que retiraba su nombre para el puesto, y Trump lo aceptó de buena voluntad. Como telón de fondo, está el informe del noticiero de NBC del mes pasado que decía que Rattcliffe había inflado su hoja de vida. Por su parte, Ratcliffe dijo que no quería distraer con un debate partidista la selección del nuevo Director de Inteligencia Nacional, y por tanto seguirá cumpliendo su papel en el Congreso. Trump dijo en un tuit que Ratcliffe “ha sido muy maltratado por los medios noticiosos lambiscones de la oposición”, y no quería someter a Ratcliffe a un proceso de pasar “meses sujeto a calumnias y vilipendios”.

El pasado 29 de Julio, el diario The New York Times había publicado una nota en la cual aludía a que la verdadera razón de la “renuncia” de Dan Coats como Director de Inteligencia Nacional (DNI en sus siglas en inglés), es que la Casa Blanca bloqueó sus informes sobre la supuesta “interferencia rusa” en las elecciones estadounidenses del 2018. De manera similar la revista Newsweek publicó un artículo peculiar sobre la “analista de Fox News” Mary Anne March, (quien en realidad resulta que fue una asesora principal del senador John Kerry) en donde advierte que con el nombramiento del representante John Ratcliffe para sustituir a Coats “Trump está sujetando a la comunidad de inteligencia a sus propósitos, no para el propósito de la seguridad nacional”, en donde sugiere en el fondo que el Presidente “parece que está consolidando el control sobre la comunidad de inteligencia”. Para demostrar “lo tendencioso” que es Ratcliffe, Newsweek lo citó diciendo durante las audiencias a Mueller, el 24 de julio, lo siguiente:

“Así que los estadounidenses tienen que saber esto, del mismo modo en que escuchan a los demócratas y a los socialistas que están del otro lado de la acera, cuando hacen sus dramáticas lecturas de este informe: que el volumen 2 de este informe [sobre la obstrucción] no recibió aprobación legal para que fuese escrito. Se escribió según normas jurídicas que no existen en el Departamento de Justicia. Y se escribió violando todos los principios del Departamento de Justicia con respecto a comentarios procesales”.

La presión finalmente logró impedir que un firme aliado de Trump ocupase el puesto.