No hubo acuerdo comercial todavía entre Trump y Xi; se reanudarán las negociaciones

2 de julio de 2019

2 de julio de 2019 — Luego de su reunión con el Presidente de China, Ji Xinping, el Presidente Donald Trump envió un mensaje de Twitter el sábado 29 de junio sobre las negociaciones comerciales: “Tuve una gran reunión con el Presidente Xi de China ayer, mucho mejor de lo que se esperaba. Yo acordé que no voy a aumentar los aranceles existentes que cobramos a China, mientras que vamos a continuar negociando. China acordó que durante la negociación, van a empezar a comprar grandes cantidades de productos agrícolas de nuestros agricultores. A solicitud de nuestras compañías de Alta Tecnología, y del Presidente Xi, yo acordé permitir que la compañía china Huawei compre productos de ellos que no tengan impacto en nuestra Seguridad Nacional. De manera importante, hemos abierto las negociaciones de nuevo con China, en tanto que nuestra relación con ellos sigue siendo muy buena. La calidad de la transacción es mucho más importante para mí que la velocidad. No tengo prisa, ¡pero las cosas se ven muy bien! No habrá reducción en los aranceles que se cobran actualmente a China”.

Esto parece indicar que no sucedió nada en la reunión, con relación al comercio. Pero los halcones antichinos, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y el asesor comercial, Peter Navarro, lo asumen como una derrota. El secretario de Comercio, Wilbur Ross, Navarro y Lighthizer estuvieron en la reunión, y el diario Washington Post informó que Navarro no quiso hablar con los periodistas después de la reunión y no se veía muy contento.

Pero no habrá acuerdo comercial este año. El director del Consejo Económico Nacional de Trump, Larry Kudlow, dijo impasible y socarronamente al programa dominical de Fox News Sunday, que “el proceso va a tomar bastante tiempo... Se tiene que volver a normalizar la relación con China”, en referencia a las exigencias estadounidenses que fueron inaceptables para China y que tenían como propósito dañar su economía.

Las concesiones del Presidente Trump sobre Huawei son un gesto importante de buena voluntad, y recibieron ataques furiosos de inmediato por parte del senador por Florida, Marco Rubio, quien dijo que el Congreso lo va a detener, “con una mayoría a prueba de veto”. En esencia, en la reunión de Osaka se agregó a Huawei en las negociaciones comerciales, con el acuerdo de que no se considerará sino hasta “al final” de las negociaciones.

Es probable que hayan hablado de otros temas de cooperación económica, en particular en la cena privada que sostuvieron los dos Presidentes el día antes de la reunión, pero no ha trascendido nada sobre lo que comentaron en la cena. “Tuvimos un reunión muy buena con el Presidente Xi de China, excelente, yo diría excelente, tan buena como iba a ser. Hablamos de muchas cosas y ya nos encarrilamos de nuevo y vamos a ver qué sucede”. Cuando inicien las negociaciones, es posible que la parte china plantee la propuesta de hacer inversiones cruzadas en medios de financiamiento de la infraestructura en Estados Unidos y en China, y para proyectos en terceros países, como lo propuso un editorial de China Daily el 22 de junio pasado. (http://www.chinadaily.com.cn/a/201906/22/WS5d0dc37ea3103dbf14329ad5.html).