Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La “relación especial” de Estados Unidos tiene que ser con la Nueva Ruta de la Seda de China, Rusia e India, y con la exoneración de Lyndon LaRouche

6 de junio de 2019

6 de junio de 2019 – En una conversación con colegas de Estados Unidos, la presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche presentó una evaluación estratégica el pasado martes 4 de junio, de la cual reproducimos la parte esencial enseguida.

Con relación al acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, el representante comercial de EU y el Departamento del Tesoro respondieron de manera muy virulenta al documento oficial del Consejo de Estado de China en el que dan su opinión sobre el fracaso de las pláticas; el representante comercial y el Tesoro emitieron una declaración conjunta en la que expresan su “decepción” por el documento oficial chino, porque China decidió “buscar culpables” y hacer una “tergiversación de la naturaleza e historia de las negociaciones comerciales entre los dos países”.

El Ministerio de Comercio de China respondió de inmediato, y reiteran que el propósito del documento oficial es el de mantener la puerta abierta de manera que se puedan reanudar las negociaciones pronto.

Así que eso está en el aire todavía, y yo piensa que es sumamente importante que, en la víspera del Homenaje a LaRouche (el próximo sábado 8) y más allá, aprovechemos el tiempo de aquí hasta la cumbre del G-20 en Osaka, Japón, el 28 y 29 de junio, para que consigamos que mucha gente salga en público en Estados Unidos, y otras partes, a decir que Estados Unidos debe cooperar con el Nuevo Paradigma, la Iniciativa de la Franja y la Ruta, y al mismo tiempo consigamos muchas fuerzas a nivel internacional para que digan que el mundo necesita urgentemente que cooperen con la Nueva Ruta de la Seda, pero muy en particular, que Estados Unidos se debe involucrar, básicamente de la manera en que lo dijo el ex Presidente de Panamá y también el primer ministro Lee Hsien Loong de Singapur en el Diálogo de Shangri-La el 31 de mayo.

Porque es muy claro que la única manera en que vamos a tener una situación diferente en el mundo, es si Estados Unidos, Rusia, China e India cooperan. Y dado el hecho de que 150 países y organizaciones internacionales ya están cooperando con la Iniciativa de la Franja y la Ruta, es obvio que Estados Unidos se tiene que incluir, en vez de seguir con la misma situación en que los neoconservadores y la fracción bélica del Partido Demócrata sigan echando leña al fuego en la histeria contra Rusia y contra China.

Por lo pronto, Pompeo salió otra vez con lo suyo. Dio un discurso en La Haya, donde le exigió a los europeos que se lancen contra China y contra Rusia y así por el estilo. Esto es muy desafortunado. Trump realmente se tiene que imponer, y hacer valer quién es el Presidente y quién dirige la política en EU. Así que a partir de ahora y hasta la cumbre del G-20, necesitamos el tipo de movilización que hicimos hace dos años para el primer foro de la Franja y la Ruta, para que Trump participara en ella, y que cuando menos se consiguió la participación de Matthew Pottinger, como representante relativamente de alto nivel.

China mantiene la puerta abierta. Pero China ha dejado muy en claro también que no van a ceder en los principios fundamentales, porque eso llevaría a la destrucción o debilitamiento de su economía, la cual por otra parte se encuentra en una posición bastante buena. Y podemos citar lo que dijo hace tiempo Xi Jinping, cuando dijo que la economía china es como un océano, no un estanque, y que un estanque se puede perturbar con el viento y las tormentas, pero el océano nunca.

Así que están relativamente seguros, pero no obstante, esta guerra comercial tiene el potencial de llegar a una verdadera escalada y eventualmente desacoplar a los dos bloques, el bloque estadounidense y luego el bloque que tiene a China como centro, lo cual sería una verdadera catástrofe para la economía mundial. Más aún, porque hay muchos indicios de que vamos hacia una nueva recesión. Según los informes de la Reserva Federal de EU, es posible que vayan a reducir los intereses dos veces más este año, y que podrían llevar a cero. El presidente de la Reserva, Powell, dijo en una reunión en Chicago, en esencia, que la reducción de las tasas de interés y la emisión cuantitativa, no se les debe seguir llamando herramientas “no convencionales”, porque muy pronto se podría recurrir a ellas de nuevo, y se mencionó por ahí que las tasas de interés en EU podrían llegar a cero.

Esos son indicios de una recesión, y se podría predecir ya que el año próximo será tormentoso para el otoño, cuando se cumpla el ciclo del año fiscal entre septiembre y octubre. Este año se va llevar a cabo el Brexit, y ya la situación exige realmente de un cambio total en el sistema financiero mucho antes, y obviamente el mejor momento sería hacerlo en la cumbre del G-20. Pero esto solo va a suceder si podemos acelerar el tipo de movilización estratégica haciendo un llamado a todos los países a que participen en este llamado, que Estados Unidos se debe unir al Nuevo Paradigma.

Por otra parte, es importante ser conscientes del hecho de la situación en Europa, que realmente se está desintegrando. Tenemos la dinámica del Brexit en el Reino Unido; en Italia está surgiendo una situación muy tensa por la crisis entre los partidos del gobierno, la Lega y el Movimiento cinco Estrellas, que se están enfrentando en torno a los proyectos de infraestructura y cosas similares; esto obviamente se alimenta del conflicto permanente entre el gobierno italiano y la Comisión de la Unión Europea. En Francia, la situación es también muy tensa.

Pero lo que realmente tenemos que ver, es la situación en Alemania, que está fuera de control; y esto es grave porque de aquí es de donde se podría resolver la situación, pero también puede ser lo contrario. El fortalecimiento y difusión de la imagen de Greta Thunberg, asesorada por Kevin Anderson, quien quiere reducir la población mundial a 500,000 millones de personas, o eso fue lo que dijo en 2000. Greta Thunberg está catalizando este movimiento de los “Viernes por el futuro”, que en Alemania se ha afianzado más que en cualquier otro lugar.

La llamada Gran Coalición de gobierno está acabada; los partidos institucionales de Alemania, el SPD, CDU, CSU, están acabados. Quien ha salido beneficiado de esto son los Verdes, de una manera sin precedentes. Son ahora el segundo partido más grande de Alemania; ganaron en 9 de 10 ciudades alemanas, y ya se habla de que Robert Habeck, uno de los dirigentes verdes, podría ser el próximo Canciller de Alemania. Y se está formando una coalición de los verdes con el CDU, y no necesito decirles que si esto resulta así, sería el fin de Alemania como potencia industrial.

Esto no es poca cosa, porque Alemania, si creen en las estadísticas, es la cuarta economía a escala mundial; es la segunda nación exportadora; tiene las principales industrias pequeñas y medianas más prominentes... Yo creo que la orquestación de todo esto, se trata de un golpe como el golpe contra Trump. Es como si se volviera al Plan Morgenthau otra vez, para acabar con la industria alemana, y obviamente tenemos que detener esto. Pero la única manera de hacerlo es que todos los países de Europa se unan al Nueva Paradigma y se comprometan en proyectos conjuntos con China, en el desarrollo de África y en la reconstrucción del Sudoeste de Asia. Este es el único antídoto a esta situación.

Entonces, tendremos este Homenaje a LaRouche este sábado 8 de junio. Como lo he dicho muchas veces, lo que está de por medio es recuperar el alma de Estados Unidos, derrotar a quienes quieren la confrontación con Rusia y China, y hacer que Estados Unidos se una al Nueva Paradigma, que se incorpore a la nueva época que ya está surgiendo; todo esto, y la exoneración de Lyn, es una y la misma cosa. Porque solo si se limpia el nombre de Lyndon LaRouche de todas las calumnias y acusaciones provenientes del aparato de Robert Mueller y William Weld y toda esa gente de los 80, que son los mismos que han venido orquestando el golpe en contra del Presidente de Estados Unidos; solo si se da marcha atrás a todo esto, y la verdad sale a la luz, la gente tendrá la mente abierta y libre el corazón para leer las bellas ideas de Lyn sobre el futuro del mundo.