Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

“La Nueva Ruta de la Seda” se apodera del mundo. Las ideas de LaRouche pueden hacerla imparable

2 de may de 2019
bri-2019-tutti.jpg
Los jefes de Estado asistentes al Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional, en abril del 2019 en Pekín, China. Foto: kremlin.ru.

30 de abril de 2019 — ¿Son suficientes 130 gobiernos del mundo, con 37 jefes de Estado y de gobierno, todas las instituciones internacionales y financieras importantes, y 5,000 empresarios juntos en una sola conferencia, para convencer que está naciendo un nuevo orden económico en el mundo? La extraordinaria asistencia de gobiernos, jefes de Estado y de gobierno (una buena parte de ellos considerados hasta hace poco como “escépticos” o “críticos” de los grandes proyectos de infraestructura de la Franja y la Ruta) y representantes de grandes compañías en el Segundo Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional, se compara con las más grandes reuniones internacionales en la historia. Ya era prueba de que la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) se ha extendido enormemente desde el primer Foro en 2017, y es ahora un nuevo paradigma de la economía imparable. También cayeron muchos mitos que se habían diseminado sobre las “críticas” en Asia y demás.

“Los acontecimientos en el período reciente dejan muy en claro que la dinámica dominante en el mundo hoy es la Iniciativa de la Franja y la Ruta”, declaró la presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche en una conversación con colegas europeos el martes 30 de abril. Junto con su esposo Lyndon LaRouche, ella ha sido la autora intelectual de esta dinámica desde la década de los 1980 en adelante. “Esta es la iniciativa más grande en términos de infraestructura sin precedentes, en términos de un nuevo conjunto de relaciones, en términos de nuevas relaciones culturales y de un nuevo espíritu de la Ruta de la Seda, tanto que es simplemente el tema más poderoso en el orden del día, y es el único plan estratégico de largo plazo para hacer avanzar al mundo hacia un nuevo paradigma. Y de manera interesante, esto fue lo que declaró más o menos de esa manera el Presidente suizo, Ueli Maurer, quien indicó que ese es el plan estratégico de Suiza a largo plazo; luego firmó un memorando de entendimiento con Xi Jinping”, explicó Zepp-LaRouche.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, quien firmó un memorando de entendimiento (ME) con el Presidente chino, Xi Jinping, en Roma el mes pasado, dijo lo mismo en esencia, feliz de que Italia haya “abierto el camino para que otras naciones europeas hagan acuerdos” con China sobre la Nueva Ruta de la Seda.

Ahora, la cuestión más urgente, señaló Zepp-LaRouche, es la relación de cooperación entre Estados Unidos y China. Estados Unidos, que no tuvo una representación de alto nivel en el Foro, necesita la Franja y la Ruta.

Pero ambos necesitan también algo más. “Yo creo que lo que está faltando de manera absoluta, es un acceso directo a las ideas de Lyndon LaRouche, sobre todo en la población de Estados Unidos, pero mucho más allá, de todo el mundo. Yo he comparado eso con el impacto que tuvo la introducción de Platón en el contexto de los Concilios de Ferrara y de Florencia, que desató la explosión intelectual del Renacimiento italiano. Porque si Nicolás de Cusa no hubiese llevado a los académicos de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Bessarión y Pletón, que eran unos expertos en Platón; y que llevaron todas las obras de Platón, que habían estado perdidas en Europa por 1,700 años —había algunas copias en algunos monasterios, pero nadie las podía leer ya, porque la gente ya no entendía el griego—- fue entonces que se conoció a Platón. Afortunadamente, estuvieron los Medici que financiaron un programa de urgencia para traducir las obras, y fue la emoción por Platón lo que hizo del Renacimiento Italiano lo que llego a ser”, señaló.

“Y yo creo que en el fermento de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, hay muchas buenas ideas y muchos conceptos importantes, pero la profundidad de lo que se necesita solo está en la obra de LaRouche. Así que, es por eso que la exoneración es tan importante absolutamente, además del hecho de que, naturalmente, sus adversarios son el partido de la guerra”, agregó ella.

La exoneración de Lyndon LaRouche, subrayó, “es el elemento decisivo para hacer del mundo un lugar seguro”.