¡Solomon ofrece una oportunidad para denunciar a los golpistas ucranianos!

1 de may de 2019

1 de mayo de 2019 –- Parece que la operación de Obama y Clinton en contra del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría quedar al descubierto ahora que los electores ucranianos rechazaron al corrupto de Poroshenko. Parece que es posible ahora aprovechar la evidencia de los crímenes y del fraude del “Rusiagate” blanqueados a través de Ucrania en el 2016, donde la evidencia fue suprimida por el gobierno de Poroshenko y los operativos del Departamento de Estados de Estados Unidos.

El periodista investigador, John Solomon, informó en el periódico The Hill el 7 de abril, que Kostiantyn Kulyk, subdirector del Departamento de Cooperación Judicial de la Fiscalía General de Ucrania, le dijo a Solomon que él y otros funcionarios del orden público han tratado sin éxito, desde el año pasado, de obtener visas de la embajada de Estados Unidos en Kiev para presentar esa evidencia a Washington.

“El embajador de Estados Unidos impidió que nosotros consiguiéramos la visa”, le dijo Kulyk a Solomon, según informó éste en The Hill el 7 de abril. Unos empresarios ucranianos autorizaron pagos para cabildear al gobierno estadounidense, con dinero que provino del blanqueo de capital, agregó Kulyk, de una compañía que estaba vinculada con “uno o más demócratas prominentes”.

En otra instancia, el pago que se le dio a un demócrata estadounidense fue encubierto por la Oficina Nacional Anticorrupción de Ucrania durante las elecciones del 2016 bajo presión de funcionarios del gobierno de Obama.

Solomon escribe que media docena de funcionarios ucranianos de alta jerarquía le dijeron que tienen pruebas, entre otras cosas, de lo siguiente:

* Dos declaraciones juradas de funcionarios ucranianos en las que admiten que su agencia intentó hacer que Hillary fuese electa. Como parte del plan, se filtró un libro de contabilidad mostrando pagos al director de la campaña de Trump, Paul Manafort.

* Registros financieros que muestran que una compañía de gas natural ucraniana transfirió más de $3 millones de dólares a cuentas de banco estadounidenses vinculadas con Hunter Biden, el hijo menor de Joe Biden, quien gestionaba las relaciones entre Estados Unidos y Ucrania para el gobierno de Obama. El hijo de Biden estuvo en el consejo directivo de la compañía de gas natural ucraniana, Burisma Holdings.

* Registros de que el entonces vicepresidente Biden presionó a funcionarios ucranianos en marzo del 2016 para despedir al fiscal que había supervisado la investigación de Burisma y que pensaba entrevistar a Hunter Biden.

Funcionarios ucranianos dicen que ellos no quieren entregar la evidencias a agentes del FBI que trabajan en Ucrania, debido a los vínculos estrechos que tiene la embajada de Estados Unidos en Ucrania con la Oficina Nacional Anticorrupción de Ucrania (ONAU). Los esfuerzos para enviar las evidencias por medio de otras personas fracasaron. No se recibió respuesta alguna de un envío de los alegatos ucranianos, que resultó exitoso, a la oficina del Fiscal de Estados Unidos en Manhattan, escribió Solomon.

Solomon también informa que un tribunal en Ucrania concluyó formalmente que funcionarios del orden público de allá, trataron de intervenir de modo ilegal en las elecciones de Estados Unidos en el 2016, al filtrar documentos sobre los manejos de negocios de Manafort, luego de que este fuera nombrado director de campaña de Trump. Y Nellie Ohr, investigadora destacada de Fusion GPS (y esposa de un funcionario del FBI que investigaba a la campaña de Trump), atestiguó el año pasado que algunas de las investigaciones que hizo Fusion GPS sobre los vínculos entre Trump y Rusia salieron de un parlamentario ucraniano.

“La única pregunta es ¿por qué el gobierno de Estados Unidos hasta ahora no se ha interesado, y si el Fiscal General Barr cambiará eso?”, concluye Solomon.