Neoconservadores de la Casa Blanca lanzan nuevas amenazas contra Venezuela y Rusia

1 de abril de 2019

1 de abril de 2019 — El pasado viernes 29 de marzo, el Asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, publicó una declaración formal en el sitio electrónico de la Casa Blanca, a su nombre, en donde dice que el gobierno de EU “condena el continuado empleo que hace [el Presidente venezolano] Nicolás Maduro del personal militar extranjero en su intento de permanecer en el poder, como la introducción de personal y equipo militar ruso en Venezuela”. La amenazante declaración de dos párrafos alega que esto representa una amenaza a la “estabilidad regional”, y en consecuencia, añade, “advertimos enérgicamente a los actores externos al Hemisferio Occidental contra el despliegue de elementos militares en Venezuela o a cualquier otro lugar del hemisferio, con la intención de establecer o expandir las operaciones militares. Consideraremos tales acciones provocadoras como una amenaza directa a la paz y la seguridad internacionales en la región...”.

El mismo viernes por la noche dio una entrevista por televisión, en donde dijo que “en este gobierno no tenemos miedo en emplear la frase ‘Doctrina Monroe’... si se fijan en la presencia de fuerzas cubanas y rusas en Venezuela”. Además Bolton dijo que el gobierno de Trump está considerando imponer “sanciones secundarias” a países que hagan negocios con Venezuela.

También lo secundó el mismo día el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, quien dio una conferencia de prensa. Aunque Abrams tuvo que admitir que el contingente ruso en Caracas es muy pequeño y probablemente solo está allí con la intención de dar asistencia técnica para reparar el sistema de defensa S-300, dijo que su presencia era “nociva”. Afirmó sin embargo que la posibilidad del impacto “es considerable”.

Sobre las declaraciones previas que había dado el Secretario de Estado, Mike Pompeo, respecto a que Estados Unidos “no se quedará de brazos cruzados” ante la presencia rusa en el país caribeño, Abrams dijo: “Tenemos varias opciones”, tanto diplomáticas como económicas, entre ellas más sanciones económicas. “Sería un error que los rusos piensen que tienen el camino libre allí”, en esta situación, advirtió. Así mismo, dejo bien claro que Estados Unidos está preparado para imponerle sanciones económicas a cualquier otra nación que continúe haciendo negocios con Venezuela, dado que la meta es estrangular financieramente al régimen de Maduro. Abrams dijo que Estados Unidos le ha dicho a las naciones de un modo “no intimidatorio” que podrían “caer en la red” de sanciones de Estados Unidos, a menos de que cesen todo intercambio comercial y financiero con Maduro.

El sábado 30 de marzo, Maria Zajarova, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, en un comunicado de la cancillería rusa en respuesta a las declaraciones de Bolton y de Abrams se refirió a los “ridículas pretensiones de intimidar a Rusia con sanciones por su cooperación legítima con Venezuela”. Por lo demás, “Rusia no tiene ningún contingente militar ni está llevando operaciones militares en Venezuela”, aseguró la portavoz. “No se trata de ningún contingente militar, y, por tanto, son totalmente infundadas las afirmaciones de que Rusia está realizando operaciones militares en Venezuela”, afirmó. Posiblemente la rápida reacción de Washington responde al hecho de que “su plan para llevar a cabo un cambio de poder rápido en Caracas hasta ahora no ha tenido éxito”, sugirió.