El Instituto Schiller presentó el Puente Terrestre Mundial en Helsinki

26 de marzo de 2019

25 de marzo del 2019 –- Harley Schlanger, del Instituto Schiller, fue uno de los ponentes destacados en un seminario que se llevó a cabo en Helsinki, Finlandia, el 22 de marzo, en un evento para honrar a la familia de Sergei Witte. La ocasión fue el anunció de la publicación de un nuevo libro llamado Airline Baron and Railway Count, the Story of the Witte System in Russia (El barón de la aerolínea y conde del ferrocarril, la historia del sistema Witte en Rusia), que se refiere al lanzamiento que hizo Sergei Witte del Tren Transiberiano, y a la vida de Vladimir Witte, funcionario de Finn Air que tuvo un importante papel para hacer posible la cooperación de transportes hacia la Unión Soviética en la década de 1960. Los coautores del libro son Vladimir Witte, y su hija Christina von Witte, quien organizó el evento. Ellos son familiares de Sergei Witte.

Asistieron al acto 60 personas. Entre los presentes hubo diplomáticos, académicos, empresarios, funcionarios electos y periodistas. La presentación de Schlanger se centró en el papel del concepto de Lyndon LaRouche y Helga Zepp-LaRouche sobre el Puente Terrestre Mundial, que amplía la idea de Witte hacia la construcción de corredores globales de desarrollo, para hacer posible un dialogo de civilizaciones en paz. Esto ahora lo encarna la perspectiva de la China de Xi Jinping y la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR). Hizo un repaso del Sistema Americano de Economía, y cómo Witte descubrió esto gracias a sus estudios sobre Friedrich List, e implementó la idea de lanzar una revolución de manufacturas en Rusia. Recalcó el modo en que el Presidente Ronald Reagan trajo a Lyndon LaRouche para que negociara la Iniciativa de Defensa Estratégica (IDE) con Rusia, y fue atacado por las instituciones del imperio británico y por sus perritos falderos en Estados Unidos, como Robert Mueller, y esta es la misma red que hoy están atacando al Presidente Trump.

Los asistentes apreciaron esto, dado que Christina von Witte, la anfitriona, diseñó el evento estratégicamente para abordar las sospechas sobre Rusia que se han difundido ampliamente entre los finlandeses. Causó mucho interés descubrir que las propuestas de Witte, y ahora de la IFR, son “una idea estadounidense”, o más bien, son una idea universal. Un general retirado estadounidense, que fue funcionario de la OTAN a principios de la década de 1990, manifestó gran satisfacción por la coherencia de la presentación, dado que, según dijo, explica por qué los neoconservadores están tan opuestos al hecho de que Trump, hoy, quiere cooperar con Rusia. Además hubo preguntas respecto al papel de los británicos, sobre la guerra en Iraq, por qué la Unión Europea (UE) se opone a la alianza de China con Italia, y qué es una política de crédito nacional hamiltoniana.

Después de H. Schlanger habló Simo Pälvinen, el director del Centro de Logística del Puerto de Kouvola, al norte de Helsinki. El habló de cómo ahora hay viajes de ida y vuelta regulares por tren desde Kouvola hasta Xian. Hubo una vez en que los vagones de tren que iban de Kouvola hasta Xian, viajaban solo alrededor de 20% o 30% llenos, sin embargo ahora casi llegan al 75% de su capacidad. Bromeó respecto a que se escogió a Xian estratégicamente, dado que no solo está en el centro de China y no en la costa, sino que además es el pueblo de origen del Presidente Xi. La última presentación, que hizo un profesor de ingeniería retirado hizo hincapié en la razón por la cual el dióxido de carbono es necesario para que los bosques crezcan; sin él, muy pronto Finlandia perdería sus enormes territorios forestales.

Durante el intermedio, una soprano rusa cantó una bella canción folclórica rusa y un aria de una obra de G. Verdi. Hubo varias reuniones privadas y pláticas con los Witte, y el sábado continuaron más reuniones. El libro hace numerosas referencias a artículos de la Executive Intelligence Review (EIR), a conferencias del Instituto Schiller, y también hace muchas referencias tanto a Lyndon LaRouche como a Helga Zepp-LaRouche. Christina von Witte dijo que fue a través del estudio del trabajo que el Instituto Schiller había desarrollado, que ella llegó a apreciar la batalla que dio su pariente, Sergei Witte, lo cual la llevó a un compromiso de 10 años para hacer que su proyecto sea realidad hoy, por lo cual ella decidió que era necesario llevar al Instituto Schiller a Finlandia. Ella inicialmente descubrió al Instituto Schiller por medio de una de las entrevistas de H. Shlanger por Internet.