Ryabkov y Elliott Abrams se reúnen en Roma para discutir sobre Venezuela

22 de marzo de 2019

22 de marzo de 2019 — Sergey Ryabkov, viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, y Elliott Abrams, representante especial de Estados Unidos para Venezuela, se reunieron el 19 de marzo en la ciudad de Roma, Italia, para discutir sobre Venezuela. De esta reunión no resultó ningún acuerdo; sin embargo ambas partes afirmaron que la reunión fue muy útil y que están dispuestos a continuar este diálogo. Según Ryabkov, Abrams no podía entender por qué Rusia insistiría en que Nicolás Maduro es el Presidente legítimo de Venezuela, y por qué no reconoce al supuesto “presidente interino”, Juan Guaidó. Claramente la noción de la soberanía es algo extraña para Elliot Abrams.

Según la prensa rusa, Ryabkov fue contundente con respecto al tema de utilizar la ayuda humanitaria como un pretexto para intervenir en Venezuela. También le advirtió a Abrams de modo muy firme contra la posibilidad de una intervención militar, o por medio de “un conflicto de baja intensidad”; por ejemplo, utilizando elementos tales como paramilitares que pudieran entrar al territorio soberano de Venezuela para hacer una provocación que pudiera entonces utilizarse como justificación para una intervención militar.

Ryabkov fue particularmente severo con respecto al tema de las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela, las cuales, dijo, Estados Unidos ha utilizado para “estrangular naciones enteras”. ¿Cómo se puede culpar al gobierno [venezolano] de mala administración, cuando al mismo tiempo se priva a ese mismo gobierno de enormes activos?” (En su conferencia de prensa el 19 de marzo con el Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el Presidente Trump anunció que Estados Unidos tiene contemplado imponer sanciones más fuertes a Venezuela para forzar a Maduro a dejar el poder. “Podemos ser mucho más duros, si eso es lo que se necesita”, amenazó Trump).

El viceministro ruso recalcó la importancia de crear las condiciones para que haya un diálogo dentro de Venezuela, entre el gobierno y la oposición, libre de la interferencia extranjera. Sugirió que el Mecanismo de Montevideo, formado por México, Uruguay, Bolivia y la Comunidad Caribeña (Caricom), podrían fungir como intermediarios para facilitar tal diálogo. Las naciones del Mecanismo de Montevideo se oponen firmemente a la intervención extranjera y han propuesto el diálogo como modo de alcanzar una solución pacífica a esta crisis.