Almirante Richardson pidió reglas más firmes para evitar conflictos navales no deseados

8 de febrero de 2019

8 de febrero de 2019 — Durante su participación en la reunión del Consejo Atlántico en Washington el 6 de febrero, el almirante John Richardson, el 31° Jefe de Operaciones Navales y según trascendidos asesor del Presidente de EU, dijo que era necesario reafirmar las reglas que rigen los encuentros navales en aguas bajo disputa como el Mar de China Meridional, en donde los encuentros entre buques de guerra siguen poniendo a prueba los reclamos territoriales y el derecho a la libre navegación, según informó el South China Morning Post, el jueves 7. “No nos obstruyamos unos a otros, llevando nuestros barcos para colocarlos frente a frente, o poniendo obstáculos frente al barco” dijo.

Se podrían emplear reglamentos con base en un sistema de identificación automático con base en transpondedores para compartir información vital entre los barcos para evitar colisiones, dijo Richardson. “Así que, con solo poner en vigencia algunos de estos mecanismos de refuerzo se podría volver más difícil jugar de manera engañosa con los reglamentos” dijo el almirante. “Pero se tienen que dar pasos para hacer cumplir esas cosas. Yo creo que mucha de esa estructura existe, no se trata más que ponerle un poco más de músculo para hacer que se cumplan”.

Richardson, quien estuvo en China el mes pasado, dijo que cuando se reunió con su homólogo chino, el vicealmirante Shen Jinglong, y el general Li Zuocheng, Jefe del Estado Mayor de la Comisión Central Militar, sostuvieron pláticas para buscar un mayor entendimiento y minimizar los riesgos de conflicto. “Pensamos distinto, sin embargo tenemos intereses en común en muchas áreas. Yo diría que la desnuclearización de la península de Corea es un área en donde compartimos intereses en común” dijo Richardson. “Tenemos diferencias, algunas son diferencias enormes, en términos de cómo consideramos nosotros el Mar de China Meridional”.

China y Estados Unidos crearon un documento en la primavera del 2014 para evitar errores de cálculos y escaladas imprevistas en los encuentros navales. El Código sobre Encuentros Inesperados en el Mar (CUES por siglas en inglés) voluntario, firmado por 21 naciones, entre ellas Estados Unidos, China y el grupo ASEAN, rige los protocolos de comunicaciones para las tripulaciones navales y ha resultado ser un mecanismo muy útil entre barcos chinos y estadounidenses, ciertamente en el Mar de China Meridional, señaló el South China Morning Post.